100 días de sangre y muerte en Ruanda: a 27 años del genocidio de un millón de tutsis

Un misil que derribó el avión en el que viajaba el presidente del país desató una de las matanzas étnicas más grandes de la humanidad

PUBLICIDAD

El genocidio de Ruanda fue un intento de exterminio de la población Tutsi por parte del gobierno hegemónico Hutu de Ruanda entre el 7 de abril y el 15 de julio de 1994, en el que se asesinó aproximadamente al 70 % de los tutsis. Se calcula que, durante 100 días, fueron asesinadas entre 800.000 y 1.000.000 de personas en el país africano.

Las masacres comenzaron en consecuencia al atentado del 6 de abril de ese año, cuando el avión que transportaba al presidente ruandés Juvénal Habyarimana y a su homólogo de Burundi, Cyprien Ntaryamira, ambos hutus, fue derribado por un misil durante el aterrizaje en el aeropuerto de Kigali, capital de Ruanda.

Inmediatamente se culpó a los tutsis y en la radio se llamó a comenzar las represalias contra esa población.

Esa noche ocurrieron las primeras muertes.

Al día siguiente, 7 de abril, la primera ministra Agathe Uwilingiyimana y soldados belgas de la ONU fueron asesinados por las fuerzas del Gobierno. Como consecuencia, Bélgica y otros países retiraron todas sus tropas. Tal decisión, conllevó a que los asesinatos y otros crímenes entre tutsis y hutus se produjeran a lo largo y ancho del país. Las milicias hutus poseían principalmente machetes y otras armas primitivas.

No solo las muertes azotaron al país africano, sino que además la violencia sexual fue generalizada; se cree que fueron violadas entre 250.000 y 500.000 mujeres durante el genocidio.

Una niña refugiada contempla una fosa común donde fueron enterrados decenas de cuerpos el 20 de julio de 1994 (Reuters)Una niña refugiada contempla una fosa común donde fueron enterrados decenas de cuerpos el 20 de julio de 1994 (Reuters)
Huesos de víctimas del genocidio encontrados en una fosa común descubierta en abril de 2018 (AFP)
Huesos de víctimas del genocidio encontrados en una fosa común descubierta en abril de 2018 (AFP)

Aquí surge la definición de genocidio y esta palabra fue pronunciada por primera vez el 4 de mayo de 1994 por el secretario general de las Naciones Unidas, Boutros Ghali. Según la RAE, genocidio es el “exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad”.

Actualmente, Ruanda se encuentra habitada por: 84 por ciento de la etnia hutu, 15 por ciento tutsi y uno por ciento twa.

En 2003, tras un referendo, se prohibió que los partidos políticos “se identifiquen con una raza, etnia, tribu, clan, religión, sexo o cualquier otro criterio de discriminación”. De esta forma, los ruandeses buscan impedir otros genocidios.

CONMEMORACIÓN POR EL ANIVERSARIO N° 27

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha conmemorado este miércoles el Día Internacional sobre el Genocidio en Ruanda en 1994, y ha instado a tener en cuenta “las lecciones de hace 27 años”, especialmente cuando “los movimientos extremistas representan la principal amenaza para la seguridad” en muchos países.

“Vimos lo que ocurrió en Ruanda en 1994, y conocemos las horribles consecuencias cuando se permite que prevalezca el odio”, por lo que para evitar que la historia se repita “es necesario contrarrestar estos movimientos impulsados por el odio que se han convertido en una amenaza transnacional”.

“Aquellos días de 1994 permanecen en nuestra conciencia colectiva como uno de los más horribles de la historia humana reciente”, ha lamentado Guterres en un comunicado en referencia al genocidio.

En el contexto de la crisis sanitaria, se han evidenciado todavía más las divisiones cada vez más profundas, ya que ha afectado profundamente a todo el espectro de los Derechos Humanos en todas las regiones, alimentando aún más la discriminación, la polarización social y las desigualdades, todo lo cual puede conducir a la violencia y al conflicto.

Hombre mostrando las marcas de machetes que quedaron en su rostroHombre mostrando las marcas de machetes que quedaron en su rostro

DESCLASIFICACIÓN DE DOCUMENTOS

El Gobierno francés informó este miércoles de que facilitará el acceso público a la gran cantidad de documentos sobre los años que antecedieron y desembocaron en el genocidio en Ruanda. Entre ellos se encuentran telegramas, notas confidenciales y otros documentos hasta ahora guardadas en los Archivos Nacionales de Francia sobre la situación de Ruanda entre 1990 y 1994.

Esta decisión coincide con la publicación de un reciente informe en el cual se exculpa del “genocidio” cometido en Ruanda a la Francia del socialista Mitterrand, pero que constata fallos “abrumadores” en la política exterior francesa al respecto.

En las casi mil páginas del informe encargado por la Presidencia francesa, se constatan una serie de graves fallos, carencias y falta de previsión por parte del Gobierno francés de la época, incapaz de percibir los preparativos evidentes de lo que se estaba fraguando en Ruanda.

Desde 1994, Ruanda, antigua colonia belga, ha acusado repetidamente a Francia de complicidad en el genocidio, alegando que proporcionó entrenamiento, armamento o experiencia técnica a las milicias hutu Interahamwe que perpetraron el genocidio que acabó con la vida, en muchos casos a sangre fría y machetazos, de personas de la etnia tutsi y de algunos hutus moderados.

En su afán de curar heridas sobre el pasado colonial del país, el presidente francés, Emmanuel Macron, ordenó en marzo desclasificar documentos del Ministerio de Defensa hasta 1971, en los que se incluyen los tumultuosos periodos de la descolonización francesa en África, como la guerra de Argelia (1954-1962).