#NotSorry, así, sin pedir perdón por decidir qué quieres hacer con tu vida.

decimos más veces de las que creemos, pero a veces son totalmente innecesarias, en especial si no has hecho nada malo, así que checa estas cosas por las que debes dejar de disculparte.

1. Por ser asertiva. Ser asertiva no es sinónimo de ser mala persona o mandona, sólo es demostrar confianza, ser directa y tomar decisiones respetando lo que deseas. ¿Eso es malo? ¡No!

2. Por ofender a la gente. Una cosa es que insultes a alguien a propósito y otra que se sientan ofendidos cuando expresas tu opinión. Es muy cansado pasar la vida tratando de no ofender a nadie con tus comentarios o forma de pensar. Di lo que piensas, no eres responsable de cómo los demás interpreten tus palabras, acciones y gestos.

3. Por cuidar de ti misma. A veces necesitamos desconectarnos del mundo, ir de compras, al spa, comer rico y consentirnos. Hazlo, no tienes que darle explicaciones a nadie.

4. Por regresar la comida en un restaurante. Si estás pagando por algo tienes derecho a exigir que esté bien preparado, ¿por qué tendrías que comerte algo que no te gustó?

5. Por lo que te gusta. Si eres adicta a la pizza hawaiana y jamás te pierdes un capítulo de tu serie favorita -y la comentas con devoción-, es cosa que a nadie le importa, disfrútalo sin culpa.

6. Por bloquear o eliminar gente en redes sociales. No tienes por qué dejar que las publicaciones molestas, ofensivas o aburridas de alguien llenen tu timeline.

7. Pedir más. Un aumento de sueldo, extra queso, más orgasmos… Lo que sea, si quiere más, pídelo.

8. Por decir “no”. Tienes derecho a no hacer algo que no quieres, en todos los aspectos.

9. Por decir la verdad. Si la realidad le molesta a alguien, es su problema, no tuyo.

10. Por terminar una relación. Si no eres feliz con una persona, dile adiós, pero no le pidas perdón por terminar y menos te justifiques ante otras personas.

11. Por tener sentimientos. Expresar tus emociones, aún si incomodas a alguien, es muy sano y necesario.

12. Por tener tatuajes. Tu cuerpo tu decisión, así de simple.

13. Por no tener un cuerpo perfecto. Quien te quiere no criticará en mala onda tu cuerpo, y la opinión de quienes no te quieren no debería importarte.

14. Por tener un pasado. Todos hemos hecho cosas que nos dan pena, pero eso nos hizo quienes somos hoy en día.

15. Por cambiar de opinión. Cambiar un vestido, pedir otra cosa de comer, terminar con un chico al día siguiente de darle el sí… Ni modo, lo pensaste mejor y rectificaste.

16. Por tus creencias. No es necesario explicarle a nadie tu religión, tendencia política o porqué te volviste vegetariana.

17. Por cosas que no lamentas. El hashtag #SorryNotSorry es lindo, pero el primer “sorry” está de más. No te disculpes por cosas que no lamentas y menos si sabes que las seguirás haciendo sin culpa.

En conclusión, vive tu vida y reserva la palabra “perdón” para ocasiones espaciales, cuando de verdad hayas cometido un error o hayas dañado alguien de forma intencional.