19 de septiembre, el dolor no se olvida

Además de las pérdidas humanas que se registraron en el sismo de hace tres años, habitantes de los estados afectados continúan viviendo en la tragedia de no poder recuperar sus hogares por la falta de respuesta gubernamental para concretar la reconstrucción

SIN REPARAR 400 MONUMENTOS HISTÓRICOS EN PUEBLA

PUBLICIDAD

Sólo han sido reparados 300 de los 700 monumentos históricos dañados por el sismo del 19 de septiembre de 2017, calculó el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta.

A la par, comentó que siguen abiertas investigaciones sobre exfuncionarios de la extinta Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso), debido a la posible defraudación causada a los damnificados por el sismo, ya que nunca fueron reconstruidas sus casas ni levantados nuevos inmuebles.

De acuerdo con el mandatario, las indagatorias buscan la determinación de responsabilidades por obras de vivienda que nunca se llevaron a cabo, pero que fueron reportadas como concluidas.

Cabe destacar que el presidente Andrés Manuel López Obrador estará este sábado en la capital poblana y Atlixco, con el fin de conocer el avance en la reconstrucción de inmuebles afectados por el templo de hace tres años.

Es necesario tomar en cuenta que en febrero de 2018, el cuál un año después, al finalizar la gestión del entonces gobernador José Antonio Gali Fayad, informó que fueron entregadas 99.76 y 99.78 por ciento de las tarjetas Bansefi a los damnificados: cinco mil 861 por pérdida total de sus viviendas y 22 mil 482 por daños parciales.

El mismo organismo poblano informó en enero de 2019 que los dueños de cinco mil 764 viviendas que tuvieron daño total y otros 21 mil 700 con afectaciones parciales, habían recibido apoyo económico del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden).

Respecto a los templos, el rector de la Catedral de Puebla, Francisco Patricio Vázquez, informó que unos 80 templos afectados por el movimiento telúrico de referencia, todavía carecen de permisos de restauración expedidos por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

 

 

HAY 600 FAMILIAS EN CASAS DE BASURA EN MORELOS

A tres años del sismo, al menos 25 por ciento de los damnificados aún viven en carpas, la mayoría sobre los escombros de lo que fueron sus viviendas o en refugios de basura, unos no pueden probar la legal posesión de la tierra donde estaba su casa y otros son ignorados.Graciela Galindo Hernández vive en la colina de un cerro, donde se encuentra la colonia Altavista de Jojutla, sus vecinos ya reconstruyeron su vivienda, pero ella vive en un cuarto hecho de basura con sus tres hijas y un sobrino que, a falta de hogar, es cuidado por su tía.

Su casa es un cuatro de desechos donde entra el agua, sufren de calor y las alimañas entran, “porque lo tapo con pedacera de lona, con pedazos de plásticos, porque no tengo para comprar más, luego vienen los vecinos y me regalan pedazos de plástico, los pongo donde me gotea, ora sí que de pedacera se puede decir de reciclado”

–¿De eso es su casa?

–Sí, porque mi carpa se deshizo, se despedazó con los vientos, las lluvias, entonces me tuve que hacer algo individual para mis niñas, porque ya se me estaban mojando bastante.

Ella se pone triste cuando recuerda el día del sismo, pero no puede contener el llanto cuando describe la forma en que ha vivido los últimos tres años.

El censo municipal reconoce a por lo menos otros 600 damnificados, cuyos predios están intestados, sus posesiones no están regularizadas, todos ellos no han podido recuperar su techo como Graciela.

LES DIERON 500 PESOS POR INMUEBLE DAÑADO EN GUERRERO

El 6 de marzo de 2019, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) anunció que a través del Programa Nacional de Reconstrucción (PNR) se invertirían más de 730 millones de pesos para la atención de las personas de 21 municipios de Guerrero que resultaron afectadas por los sismos de 2017 y 2018.

De acuerdo al gobierno federal se realizarán más de mil 800 acciones, entre las que se encuentran la reconstrucción de mil 630 viviendas, 25 edificios del sector salud, 140 centros educativos y 42 bienes muebles patrimonio cultural.

Ese día se instaló una comisión que se encargaría de vigilar la aplicación del plan de reconstrucción y habría la vigilancia de los tres niveles de gobierno.

Sin embargo, indígenas de las comunidades que se ubican en los municipios que se encuentran en los límites de Guerrero con Oaxaca aseguran que de la ayuda no llegó nada, ni siquiera una despensa: “Llegaron, nos censaron, y unos días después nos avisaron que fuéramos a Tlapa a recibir ayuda, hicimos seis horas en caminos de terracería y sólo nos dieron 500 pesos por casa dañada, esa vez fuimos yo y mi marido, recibimos mil pesos y por los gastos del viaje, nos gastamos 1500 pesos”, dice doña Lupe con tristeza.

La gente de las comunidades aseguran que sí fueron personas y tomaron todos sus datos, tomaron fotos y hasta la fecha hay muchas casas tiradas, sin reparar, las casas que se arreglaron lo hizo la gente por su cuenta.

– Rolando Aguilar / Corresponsal

La parroquia de Santa Prisca, en Guerrero, también sufrió daños por el sismo de 7.1 grados del 19 de septiembre de 2017. Foto: Notimex

 

A TRES AÑOS, SIGUEN PIDIENDO VIVIENDAS EN OAXACA

El Congreso del estado exhortó al Poder Ejecutivo de Oaxaca atender con prontitud a tres mil familias damnificadas en Juchitán de Zaragoza, quienes, a tres años de los eventos sísmicos de septiembre de 2017, no les ha resuelto su demanda de reconstrucción de viviendas.

Asimismo, otro saldo pendiente con los afectados en esta municipalidad zapoteca, es la rehabilitación de drenaje colapsado casi en su totalidad, a consecuencia del sismo; se cumplen tres años de que los olores fétidos por la fuga de aguas negras son una constante en varias colonias de esta localidad de la región del Istmo de Tehuantepec.

Gloria Sánchez, diputada local de Morena demandó a la administración estatal renovar los 12 kilómetros de tubería colapsada, así como un subcolector, que solucionen la red por la que corren 300 litros de aguas residuales por segundo.

Más del 50 por ciento de la red está inservible. Tras los sismos de 2017 es común ver las fugas de aguas negras a lo largo de la tubería que atraviesa por las calles de las secciones Cuarta, Quinta, Sexta, Séptima, Octava y Novena”.

Explicó que el Congreso estatal autorizó al Poder Ejecutivo local una deuda de tres mil 500 millones de pesos; de ese dinero, la administración estatal pretende destinar 47 millones para ampliar la red de agua potable en Juchitán de Zaragoza, sin embargo, Sánchez pidió al gobernador Alejandro Murat la reclasificación de ese proyecto por la reparación urgente de la tubería del drenaje.

Han transcurrido tres años, urge rehabilitar la red  de drenaje colapsada, es un riesgo para la salud, además, también se requiere reparar la planta de aguas residuales que dejó de funcionar desde septiembre del año 2016”, asentó en entrevista.

– Patricia Briseño / Corresponsal