5 puntos… y una anécdota

PUBLICIDAD

1. Menuda travesura la que quieren hacer el Director del Instituto Coahuilense de Acceso a la Información y uno de los Comisionados del organismo que hoy preside Luis González Briseño….Resulta que al final de su gestión como presidente del ICAI, Jesús Flores Mier, hoy Fiscal Anticorrupción, eliminó un jugoso bono de 100 mil pesos que los Comisionados y algunos directivos se recetaban cada semestre….

2. Confiados en que “su candidato”, Javier Guerrero García, ganaría la pasada elección para gobernador del estado, Miguel Angel Medina Torres y Alfonso Villarreal, director y comisionado del ICAI, respectivamente, pareciera que invirtieron de su bolsillo apostándole a la campaña del “Corcel Negro” quien finalmente terminó en ¡cuarto lugar¡ en la carrera sucesoria…

3. 4.- Pasada la jornada electoral, tanto Poncho como Miguel Ángel comenzaron a ver cómo se reponían y se les ocurrió que el desaparecido bono era la mejor vía para recuperar parte de lo perdido y ante la negativa del presidente del ICAI, Luis González, de poner el tema a consideración, votarlo y aprobarlo en el seno del Consejo, decidieron presionarlo bajo una ingeniosa estrategia que hoy queda al descubierto debido a una indiscreción…Resulta que luego de que el Congreso del Estado, propusiera y aprobara el nombramiento de dos nuevos comisionados, casualmente surgió una inconformidad por esas dos designaciones, misma que ha sido llevada ante el Congreso por parte de una persona llamada Laura Leticia Ramos Pérez… la situación no tendría mayor relevancia si no fuera porque quienes la impulsan desde lo oscurito son los dos aludidos…en su esquema, si se regresa el bono, -con un costo político obviamente para el Comisionado Presidente-, el recurso de impugnación desaparecería automáticamente… ¿Qué tal eh?

5.- Con tranquilidad ven desde el Palacio Rosa el proceso para que un nuevo rector asuma en la Universidad Autónoma de Coahuila; los aspirantes, Salvador Hernández y Francisco Osorio le apuestan a llevar las cosas en paz y a la integración de proyectos para ir en completa unidad. Ambos aspirantes a a la rectoría le entienden a la política adentro -y afuera- de los muros universitarios y saben que a Coahuila ni a la Universidad les haría bien que se perdiera la armonía que ha caracterizado a esta institución en los años recientes. Saben y aceptan que esto es de sumar, y así será.

La anécdota

Hoy que vienen tiempos electorales una vez más y con ello la designación de candidatos, vale la pena recordar lo que le sucedió hace ya varios lustros a un entonces presidente nacional del PRI, quien llegado el tiempo de nombrar abanderados, invitó a un muy amigo suyo, originario de un estado del norte del país igual que el líder tricolor, a ser candidato a diputado federal… reacio en un principio a “entrar a la política” como se dice cuando por primera vez alguien participa en actividades relacionadas con el servicio público, el amigo del dirigente tricolor se resistía, alegando que su vida empresarial le demandaba de tiempo completo y que además la política era cosa seria y riesgosa en términos de imagen pública… a como pudo, el líder partidario lo convenció, garantizándole que ni a él ni a su inmaculada imagen pública les pasaría nada y que por el contrario, tendría un triunfo garantizado….finalmente, la terquedad del priista triunfó sobre los argumentos de su amigo, quien unos días después fue postulado candidato…no habían pasado algunas semanas de arrancada la campaña, cuando hasta las oficinas del PRI en la ciudad de México llegó “el candidato” y aunque venía sin cita previa, exigió ser recibido por su amigo, el líder nacional priista, quien fue avisado de la “urgente” audiencia que debía dar a su amigo y candidato… tras los saludos de rigor, el dirigente preguntó a su amigo y paisano: ¿qué andas haciendo por acá?, tú debes andar en campaña…el apresurado visitante la soltó sin más: “vengo a renunciar, ya no quiero ser candidato, te lo dije y no me creíste, que me iban a dar con todo”… sorprendido, el presidente nacional del PRI, dijo: “tranquilo, en las campañas pues siempre se dice alguna cosa de uno y hay que aguantarse, así es esto”, a lo que el amigo le respondió: yo renuncio… ya desesperado, el anfitrión preguntó, ¿pues que pueden estar diciendo de ti y ser tan grave como para que renuncies?, a lo a que el compungido candidato dijo: ¿te acuerdas de mi hermana, de la que no volvimos a saber hace muchos años?… el dirigente entonces rememoró: “sí como no, la recuerdo muy bien, un capítulo muy triste y aunque éramos entonces muy chicos me acuerdo que un día se fue y ya no regresó, pero ¿y qué tiene que ver en todo esto?… “pues ahora que soy candidato, mis adversarios políticos y la prensa del estado ya la encontraron”, dijo el aspirante casi gritando: ¡es bailarina de un centro nocturno en Mexicali!!!! Y solo llevo tres semanas de candidato, así que renuncio¡¡¡¡¡

El dirigente en cuestión, era Luis Donaldo Colosio…el candidato se los dejo de tarea….

· Las ideas expresadas en esta columna no representan necesariamente la línea editorial de La Voz