5 puntos… y una anécdota

1.- De llamar la atención el anuncio que hiciera ayer el exalcalde Gerardo García Castillo respecto a que buscará la candidatura a la alcaldía de Monclova y aunque él omitió decir que lo hará por el PAN, la especie la confirmó el dirigente municipal de este partido…

2.-De entrada, dos lecturas salen de la declaración del ex alcalde: que ya le restablecieron sus derechos en su partido y que si efectivamente se registra, será con el afán de lograr la nominación y enfrentarse a Lulú Kamar y a César Flores en la contienda constitucional…

3.- De esto se desprende una pregunta por demás interesante considerando que la elección del candidato será por designación del CEN, ¿se registrará con la anuencia de su dirigencia estatal o en contra de la voluntad de la élite que encabeza en lo formal Bernardo González?…

4.- Si es lo primero, eso significa entonces que él será el elegido y que no hubo perdón para Alfredo Paredes por la traición que le jugó a Memo Anaya y que lo llevó a perder por segunda vez en su vida la gubernatura de Coahuila… porque a estas alturas ya son muchas las evidencias en poder de la dirigencia albiazul de que los 37 mil votos que llevaron a Paredes a ser alcalde, son los mismos que le hubieran significado a Memo superar, aunque sea en forma mínima a Miguel Riquelme y entonces la historia hubiera sido otra…

5.- La realidad es que el acuerdo de darle esos sufragios al independiente Javier Guerrero ni le sirvieron al expriista cuando menos para quedar tercero en la contienda y sí en cambio descarrilaron a Anaya Llamas en lo que parecía ser su más cercana oportunidad de haber sido gobernador…

La anécdota
Cuando en Lomas Taurinas, Mario Aburto disparó contra Luis Donaldo Colosio, hubo quienes dijeron que la bala en realidad había tenido un doble efecto: además de terminar con la vida del entonces candidato presidencial, el proyectil también había herido de muerte -política ésta-, a Manuel Camacho Solís, quien fuera el más cercano competidor del fallecido sonorense en la lucha por la candidatura al máximo cargo político en el país…cuentan también que en Saltillo, el entonces gobernador Rogelio Montemayor no pudo evitar el llanto al conocer sobre la muerte de quien fuera su cercano amigo… razones no le faltaban al político originario de Sabinas, pues efectivamente había una muy cercana y afectiva relación entre ambos y fuera de duda está que la muestra de pesar de Montemayor obedeció al natural sentimiento de quien sufre la pérdida de un ser cercano…seguramente que en momentos posteriores, el exmandatario estatal sopesó además los efectos políticos que tendría el asesinato de Colosio, de cuyo círculo cercano formaba parte Montemayor…lo que sin duda no visualizó en ese entonces fue que con Colosio, moría también lo que parecía ser una prometedora carrera política en los niveles más altos, pues de haber llegado Colosio a la Presidencia de la República, por descontado se daba que el coahuilense ocuparía una cartera de primerísimo nivel…el destino llevó a Montemayor a ocupar temporalmente la dirección de PEMEX, que se convirtió en su tumba política pues al salir de ahí y entrar el nuevo gobierno, otro coahuilense, Rosendo Villarreal, lo investigó y logró llevarlo incluso a huir del país y capturado en Estados Unidos, fue detenido allá y sometido a un largo y penoso proceso judicial…años después retornó a su tierra en donde quiso rehacer su carrera política sin éxito… buscó ser rector de la UA de C y no lo logró…en algún momento pugnó también sin éxito por algún cargo de representación popular y el colofón fue la reciente negativa de parte de su partido, a hacerlo legislador, lo que provocó la hoy famosa carta en la que hace una fuerte crítica a su partido y a las administraciones estatales que le sucedieron en Coahuila… la pregunta que hoy se hacen muchos es porque hasta hoy?…

Las opiniones vertidas en esta columna no representan necesariamente la línea editorial de La Voz