1.- Finalmente en el sureste del estado, específicamente en Ramos Arizpe, se concretó la salida de Raúl Xavier González del PRI, en busca de contender por la alcaldía bajo las siglas de algún otro partido…

2.- Hasta ahora, las apuestas están a favor de que lo hará por el PAN, lo que no queda en claro es cómo, considerando que ya se registraron Héctor Horacio Dávila y Martha Lío, ambos con suficientes méritos dentro del panismo comarcano y que difícilmente se harán a un lado para dejar el paso libre al también ex delegado de Profepa…

3.- Lo único que queda en claro es que el más beneficiado con este escenario, irónicamente será el priista Chema Morales, quien aseguran ve con muy buenos ojos la división de lo que quedaba del panismo en su municipio

4.- Encanchado totalmente ya en el escenario nacional el gobernador Miguel Riquelme que un día visita Secretarios, como ocurrió con José Calzada y Salvador Cienfuegos, de Sagarpa y Sedena y al otro día los recibe en el estado, como sucedió con Roberto Campa, hoy responsable de la Secretaría del Trabajo…

5.- Una vez más, el protagonismo le ganó a los legisladores del PAN, que no solo se negaron terminantemente a acudir a escuchar la explicación del Secretario estatal de Finanzas, Blas Flores, respecto a al crédito solicitado por el estado el pasado mes de diciembre… en un afán de “no pasar desapercibido” y ante la falta de otra forma de llamar la atención, Juan Antonio García Villa hizo uso indebido de la palabra ayer durante la sesión… el colmillo político de Boreque Martínez salvó el bochornoso momento y dio paso a que García Villa interviniera, no sin antes aclararle que estaba fuera de lugar…

La Anécdota

En algún pasado proceso para definir en el PRI las candidaturas a las de Coahuila, se llevaban a cabo largas reuniones entre quienes aspiraban al mismo cargo en diferentes ayuntamientos… cada calefacto exponía por qué sí debía ser candidato y el entonces presidente del partido, junto con el delegado del CEN, escuchaban a todos… a unos los desanimaban a la primera y con otros, había tres, cuatro, cinco rondas para llegar a un veredicto… de un boscoso municipio del sureste estado llegaron dos finalistas: un ex alcalde y un nuevo valor….ambos con méritos suficientes, pero a todas luces quien lucía con mayores posibilidades de triunfo era quien ya había ocupado el cargo…los métodos eran varios, pero en este caso, uno de ellos era que quien fuera más hábil, debía negociar con su contrincante, ofrecerle posiciones y dejarle ver que él podía ser el siguiente..si no había arreglo, el fiel de la balanza era una encuesta previamente levantada, -cuyor esultados desconocían los aspirantes-, y que señalaba quien era el más popular…el caso era que el joven valor salía más bajo en esta medición que el ex alcalde, aunque este último ya estaba agotado del proceso y a punto de recapitular en favor de su oponente apenas pasaran una vez más ante los dirigentes de su partido.. apenas entraron y el joven, cansado ya también de tantas horas pero sin saber que su adversario estaba a punto de rendirse, casi gritó: “encuesta”…el ex alcalde quiso hablar y de nueva cuenta el novel político dijo: lo que diga la encuesta…los líderes tricolores aceptaron y abrieron la encuesta: el ganador era el exalcalde. Acto seguido, el ex alcalde y futuro candidato solo acertó a decir: yo venía a decir que él fuera el candidato….

Las ideas expresadas en esta columna no representan
necesariamente la línea editorial de La Voz.