5 puntos… y una anécdota

PUBLICIDAD

1.- La elección que se avecina, aseguran en las alturas, podría marcar el cambio generacional de la clase política y burocrática de la Capital del Acero para dar paso a nuevos nombres, a algunos jóvenes y otros no tanto, que por años han venido esperando una oportunidad y que contrario a los que podrían irse en breve, sí han dado resultados en los encargos que se les han hecho…

2.- Bajo este escenario, quienes hoy tienen una responsabilidad política y/o al frente de algunas dependencias y que además lo han hecho desde mucho tiempo atrás, estarían por ver el final de sus carreras si el tricolor no obtiene buenos resultados en la contienda electoral del primero de julio, lo mismo en la votación que generen para José Antonio Meade, de Jericó Abramo y Verónica Martínez, que de Lupita Murguía y de Lulú Kamar…

3.- El razonamiento, explican, es muy sencillo: una segunda derrota consecutiva solo podría ser resultado de que quienes están al frente de una encomienda no lo saben hacer… o no lo quieren hacer y para fines prácticos es lo mismo…

4.- Peor aún, está el caso de los que saben hacer muy bien las cosas pero las están haciendo en favor de los adversarios políticos de su partido y en los altos mandos aseguran tenerlos perfectamente identificados….

5.- Nombres como el de Lupita Oyervides, Marco Morales, Armando Castro Murguía, el propio Alberto Medina, Carlos Villarreal Pérez, entre muchos otros, ya están en el ánimo total de quienes deben estar para poder asumir muy importantes responsabilidades si las figuras “de siempre” no dan el ancho en la elección que se avecina…

La Anécdota…

Hoy convertido en Secretario del Trabajo del gabinete federal, Roberto Campa Cifrián forma parte de la élite gobernante que apurada, busca la forma de no ceder el poder durante el proceso electoral que inició ya y que culmina con la elección del 1 de julio….sin embargo, pocos recuerdan quizá que en su momento, Campa Cifrián en papel de esquirol, contribuyó a la derrota del priismo que hoy busca cómo su candidato repunte en las preferencias ciudadanas y llegue al ansiado segundo lugar que lo pondría en competencia con AMLO por la Presidencia de la República….en 2006, Campa disfrazado de candidato del PANAL se puso al servicio de Felipe Calderón para en los debates hacerle el trabajo sucio y tupirle con todo a Roberto Madrazo, entonces abanderado del PRI a la primera magistratura y que finalmente terminó en un lejano tercer lugar en la carrera presidencial…en momentos en que el priismo requiere más que nunca de su voto duro y a éste sumarle el de la sociedad civil que vea en José Antonio Meade una opción de gobierno responsable, sin duda alguna que tener a un perfil como el de Roberto Campa no es lo más recomendable, salvo que entre toda la clase política de ese partido, no haya un solo personaje que tenga las capacidades, -si es que las tiene-, de Campa para desarrollarse al frente de una dependencia como la STyPS….algún capital político tendrá todavía Madrazo y cuyos votos son oxígeno puro para el candidato Meade, pero habrá que preguntarse si estarán dispuestos a votar por una oferta política que en la élite del grupo gobernante tienen a uno de los responsables de la derrota de su partido y del propio Madrazo….

Las ideas expresadas en esta columna no representan necesariamente la línea editorial de La Voz.