5 puntos… y una anécdota

PUBLICIDAD

1.- Por la Laguna, imperó la prudencia en la empresa que operará el parque solar y al cuarto para las doce tomaron la determinación de pasar para mejor fecha la inauguración oficial, debido a las protestas que un grupo de trabajadores mantenían hasta ayer por falta de pago, que habrá que decirlo, fue un tema totalmente entre empresas particulares…

2.- Al evento, como se había anticipado, no acudiría el Secretario de Energía, aunque sí fueron muchos otros los invitados que ya prácticamente en el lugar, fueron avisados de que no habría ceremonia…

3.- Cuente entre estos, a un grupo de diputados locales encabezados por Jaime Bueno, quienes acudían en representación del Poder Legislativo, así como alcaldes y funcionarios estatales que

prácticamente fueron y vinieron a la Laguna y retornaron de inmediato a sus respectiva regiones…

4.- El próximo lunes por lo pronto, la clase política se concentrará en la exhacienda de Guadalupe, en donde como cada año, tendrá lugar la ceremonia con la que se conmemora precisamente la Promulgación del Plan de Guadalupe… anote usted la pres

 

 

encia del gobernador Miguel Riquelme así como la del presidente del Congreso del Estado, Samuel Rodríguez…

5.- Este viernes 23, de acuerdo a lo señalado en días anteriores, deberá entrar en funciones el Secretario de Seguridad Pública José Luis Pliego…

La Anécdota

Dicen que conforme avanzaban sus períodos presidenciales, los jefes del Ejecutivo se hacen más desconfiados y solitarios… así por ejemplo, cuentan que el expresidente norteamericano Richard Nixon era cada vez más solitario, al grado que sus conocidos encuentros con el alcohol los practicaba en el mayor aislamiento… en esos días, señalan, adoptó la costumbre de, vaso en mano, platicar por las noches con los retratos de los expresidentes que adornan la mansión presidencial y que entre sus preferidos estaban Lincoln, los dos Roosevelt, Eisenhower y su eterno rival, John Kenned

y… estos signos, parecen no ser ajenos a los presidentes mexicanos y en Los Pinos se dice que hace no mucho hubo un presidente que terminó cenando y bebiendo con el oficial de guardia: “Sírvame una, capitán, y sírvase una aunque no se la tome”…

Las ideas expresadas en esta columna no representan necesariamente la línea editorial de La Voz