Abusan de familia de Ricardo Manuel

Al parecer hicieron un contubernio entre abogados y ministerios públicos, porque no les liberaron el cuerpo hasta que les otorgó el perdón y aceptaron una raquítica reparación del daño

Familiares de Ricardo Manuel Sánchez Esquivel acusan contubernio entre abogados y Ministerio Público.

Frontera, Coah.- Además de la tragedia por la muerte del joven Ricardo Manuel Sánchez, atropellado por un camión intermunicipal, la madre y esposa tuvieron que enfrentarse a la voracidad de los abogados en contubernio con el Ministerio Público, que prácticamente secuestraron el cuerpo de su hijo por casi 24 horas para obligarlas a firmar el perdón y recibir una raquítica reparación del daño.

Familiares de Ricardo Manuel, manifestaron su inconformidad por el mal actuar del Ministerio Público que permitió a los abogados del chofer responsable, José Ángel Cortez, abusar del dolor de la familia para lograr el perdón y pagar una mínima cantidad por la reparación del daño.

Ricardo Manuel

Recordaron que la muerte del joven se dio en la Clínica 7 del IMSS el miércoles 13, tras las graves lesiones que sufrió al ser arrollado y prensado por la unidad 73 de la ruta Aviación-8 de Enero, alrededor de las 11 de la noche.

Durante el jueves la esposa del joven, Karla Hernández y su madre Candelaria Esquivel, además de enfrentar el dolor también tuvieron que enfrentar la complicidad de las autoridades con los abogados que presionaron usando el cuerpo del joven para que firmaran el perdón y un acuerdo para la reparación del daño y el culpable pudiera salir libre.

“El Ministerio Público obligó a Karla a firmar el acuerdo porque si no lo hacía no iban a liberar el cuerpo de su esposo, y se lo cumplieron porque hasta las 8 de la noche de otro día ya cuando firmó lo liberaron”, dijo uno de los familiares.

Aunque no dijeron la cantidad que recibieron como reparación del daño, aseguraron que fue mínima y por eso consideran denunciar tanto a los abogados como al Ministerio Público que la obligaron a firmar algo con lo que no estuvo de acuerdo o de lo contrario no la dejarían llevarse el cuerpo de su esposo para darle cristiana sepultura.