Acaba invicto del América en casa

Con doblete de Mena y uno más de Macías, La Fiera agüitó la fiesta azulcrema

PUBLICIDAD

Nico, bienvenido a la Liga MX. Lo que prometía como una noche de festejo para el América y su refuerzo bomba Nicolás Castillo, en el Estadio Azteca, terminó en una estrepitosa goleada por 3-0 cortesía de Ángel Mena y León, los aguafiestas de la noche.

Poco le importó a los esmeraldas la expectativa que causó el chileno por el simple hecho de salir a la banca de las Águilas por primera vez, y que incluso el Coloso de Santa Úrsula lo ovacionara al calentar.

La Fiera no ofreció ninguna cortesía, al contrario, se aprovechó del éxtasis que provocó el andino en los más de 20 mil aficionados que asistieron al Azteca, donde las Águilas no caían desde hace 24 partidos.

Para que la sorpresa se consumara, antes el América debía jugar uno de sus peores partidos bajo el mando de Miguel Herrera, y así fue.

El medio campo, la zona más sólida con la que cuentan los de Coapa, se desarticuló. Edson Álvarez no estuvo fino a la hora de distribuir el balón y a Guido Rodríguez pareció terminársele el combustible ante los embates de los volantes  esmeraldas.

Otra línea que lució irreconocible fue la zaga, en la que ni Emanuel Aguilera y tampoco Bruno Valdez se mostraron con seguridad. Así lo dejaron ver al 12′, cuando dejaron solo a José Juan Macías para que éste rematara un centro a segundo poste para poner el 1-0.

El gol en contra le hizo perder la cabeza al América, pero sobre todo a Herrera, quien no dejaba de ver a su banca en cada oportunidad.

Las Águilas no se levantaron del golpe en la primera parte, para la segunda, el «Piojo» no aguantó más y sustituyó al canterano Guadalupe Clemente, para darle ingreso a Andrés Ibargüen, al 46′.

El cambio replegó a León, que aguardó paciente para atacar la zona de Álvarez, el más expuesto de la noche.

Aunque nada evidenció más la desesperación de Herrera que el darle ingreso a Castillo al 59′, cuando días antes reconoció que al chileno lo ahogaba la altura de la Ciudad de México.

Esas pequeñas ventajas las aprovechó La Fiera, pero sobre todo Mena, quien en dos contragolpes letales castigó a Agustín Marchesín (72′ y 79′) para cerrar la goleada por 3-0.

3 – 0

A una semana del Clásico Capitalino ante Pumas, América y su «Nicomanía» recibieron un golpe duro, cortesía del Leon aguafiestas.

Poco le importó a los esmeraldas la expectativa que causó el chileno por el simple hecho de salir a la banca de las Águilas por primera vez, y que incluso el Coloso de Santa Úrsula lo ovacionara al calentar.