Estados Unidos.- El receptor Darrius Heyward-Bey extrañamente pasó un fin de semana de otoño en casa. El domingo de descanso incluyó por la tarde unas horas frente al televisor, en las que el veterano receptor de los Acereros monitoreó los marcadores, que significaron buenas noticias para los líderes de la División Norte de la Conferencia Americana.

Kansas City perdió, lo mismo que sus rivales directos Baltimore y Cincinnati.

Traducción: los Acereros ganaron terreno en la carrera hacia los playoffs sin mover un dedo, quizás sólo con el que Heyward-Bey manejaba el control remoto del televisor.

Aún así, el receptor tampoco corrió a conectarse al grupo de chat del equipo para darles las noticias.

“No estamos pensando ‘Oh, Kansas City perdió, perfecto'”, dijo Heyward-Bey. “No, los Jefes perdieron, pero si nosotros no ganamos, es irrelevante”.