Luego de ser multado por su coach, Antonio Brown dijo estar comprometido al 100% con los Acereros (AP)

CIUDAD DE MÉXICO.

Los Acereros de Pittsburgh están reescribiendo el manual de cómo no iniciar una temporada de la NFL, y el siguiente lunes por la noche en contra de los Bucaneros de Tampa Bay, están más que obligados a ganar su primer partido del año.

“Es un duelo que hay que jugar a muerte”, aseguró el guardia ofensivo Ramon Foster. “El mal inicio va a quedar atrás. Respondemos de acuerdo a lo que tenemos que hacer, y eso es ganar partidos”.

El corredor Le’Veon Bell, nombrado al equipo All Pro en 2017, está en su casa de Florida. El receptor también All-Pro, Antonio Brown, fue disciplinado por el coach luego de no presentarse a entrenar el lunes.

Los Acereros se vieron mal al iniciar la temporada empatando contra Cleveland, y luego se vieron peor al perder en casa contra Kansas City.

La temporada anterior fue una de 13 victorias, pero hasta ahora no han mostrado ese lujo y quieren que todos hablen por su juego, no por las historias fuera del mismo.

“Si no les das nada, no tienen nada (de qué hablar). Demasiadas cosas han sucedido como para no aprender”, dijo Foster. “Nadie es invencible. Nadie se siente aludido por las cosas malas que han pasado, dentro y fuera del campo. Estamos bien, esto nos une más. Es cuestión de tiempo”.