En el caso de la pequeña Ángela, el director Ángel García Rodríguez descartó que se haya incurrido en mala práctica médica

El director del Hospital General “Amparo Pape de Benavides” señaló que jamás se detectó ninguna anomalía en el caso de la pequeña Ángela Valentina, e indicó que la ausencia del neurocirujano Gustavo Chagoya se debió a un permiso que solicitó con base a sus derechos laborales.
Después de que la madre de la pequeña Ángela denunció la mala atención que recibió en el Hospital, el director Ángel García Rodríguez descartó que se haya incurrido en mala práctica médica y dijo que se brindó la atención a la pequeña Ángela y la complicación se debió a su estado delicado de salud.
Negó que se haya dado una mala atención y las complicaciones que pusieron al borde de la muerte a la menor fueron después de la operación, alegando que toda cirugía tiene sus complicaciones.
“La atención se le dio de forma adecuada, si decir con certeza que ese tipo de paciente con ese daño neurológico son pacientes muy sensibles, cualquier tipo de intervención quirúrgica a nivel cerebral tiene su riesgo severo de tener complicaciones propias de la enfermedad y de la cirugía”.
Señaló que en las revisiones que realizaron los médicos del nosocomio no se detectó ninguna anomalía ni en los estudios, ni en la valoración de los signos de la niña y jamás se consideró la necesidad de realizar una operación, esto contrario de la opinión de los médicos externos que incluso realizaron una cirugía de emergencia.
Indicó que no se tiene conocimiento de que se haya encontrado algo en el TAC que se realizó, ya que este fue realizado por solicitud de la madre de la pequeña y los médicos del “Amparo Pape” jamás la revisaron.
En cuanto a la ausencia del Doctor Gustavo Chagoya el pasado lunes, motivo por el que no se realizó una valoración de la menor, mencionó que se debió a que el galeno solicitó un permiso dentro de sus derechos laborales y por eso no asistió, aunque sí estuvo presente cuando se dio el traslado de la pequeña a la Clínica 7.

El director del Hospital General descartó que exista una negligencia médica en el caso de Ángela.