Adiós a Gerardo

PUBLICIDAD

El vecino de la Colonia Miravalle, Gerardo Iracheta Pecina esposo y padre,  fue despedido por su familia el día de ayer en su hogar, donde familiares y amigos se dieron cita para un breve adios, cabe mencionar que el cuerpo fue cremado y miembros del coro de la Parroquia Divina Providencia entonaron canciones de despedida, por su parte la esposa de Gerardo afirmó que ella estuvo en el momento de su muerte y esta se debió a que la azúcar le subió a 427 y no había ni insulina ni médicos de guardia.