Adiós Toño

Era el hijo mayor de cuatro de Elizabeth y Antonio, siempre estaba alegre, no dejaba que el rencor lo dominara

PUBLICIDAD

Casarse y tener un hijo era el sueño de Antonio Ramos González mejor conocido como Toño, sus familiares lo recordaron como un joven que nunca estaba triste ni guardaba rencor a las personas, se dedicaba al estudiar y tenía dos trabajos.
Su madre Elizabeth González, comentó que a sus 19 años se dedicaba a trabajar en Gunderson y estudiar en el Instituto Universitario del Norte, cursaba el cuarto trimestre de la carrera de Ingeniero Industrial y de Sistemas.

Su mamá Elizabeth lo recordó como una persona que nunca estaba triste.

Los fines de semana también trabajaba en el Ballet NXS. Era el hijo mayor de cuatro de Elizabeth y Antonio, siempre estaba alegre, no dejaba que el rencor lo dominara y era muy amoroso, también era aficionado de Acereros y lo sepultaron vistiendo la camisola.
Recordó la última cena que tuvo con él antes de irse con el grupo de baile a una quinceañera, le confesó que quería casarse con su novia, su madre le pidió que pensara las cosas porque el matrimonio no era fácil y que terminara su carrera para que le diera un futuro a su futura esposa e hijos. “Me dijo: Ay mamá, si me voy a casar pero todavía no, cuando tenga 21 o 23 años. Se fue con la idea que quería tener un hijo, de verdad quería ser papá y que yo fuera abuela, pero le dije que yo no quería eso y que disfrutara mejor su vida y juventud, que se casara a los 30 años, pero desgraciadamente no fue así y lo venció el sueño”

Antonio le había comentado que saliendo se iría a dormir a casa de su novia Yaratzy González, sin embargo se fue de fiesta con Ángel Sandoval y Alexis Reyes.
“Yo lo hacía dormido en casa de su novia, me dijo que se quedaría en casa de la flaca con quien tenía seis meses, pero estaba con sus amigos. Ayer nos hablaron temprano diciéndonos que estaba detenido en el Ministerio Público, pensábamos que tuvo un accidente porque el carro era de él, su papá se lo regaló”.

Su padre Antonio era consolado por familiares y amigos.

Sus padres se estaban preparando con la intención de ir a verlo y ver en qué podían ayudarle al estar preso, a los pocos minutos le vuelven a llamar por teléfono y preguntó si había heridos, fue cuando le informaron que su hijo había fallecido.
“Pensé que tal vez había prestado el auto a un amigo y él fue quien tuvo el accidente, pero desgraciadamente no fue así. Desde que me dieron la noticia he estado a su lado, no nos hemos separado y nos dormirmos en el piso para cuidarlo”.

Elizabeth comentó que sus tres hijas Pilar, Bárbara y Martha de 18, 9 y 7 años de edad están destrozadas con la noticia porque ya no volverán a ver a Antonio. A grupo de baile NXS les pidió que si andan cansados no dejen salir a fiestas a los muchachos luego de trabajar ya que es preferible ver a un hijo preso que muerto.
“Es un dolor que no se le desea a nadie, esto ya no tiene remedio. Prefiero que el encargado le hable a la patrulla y que lo encierren 24 horas a que mueran. Ellos son jóvenes y la vida se les hace fácil pero deben cuidarse unos a otros, es lo único que les doy de consejo”.

Familiares y amigos lo acompañaron a hasta las cinco de la tarde en la Funeraria Martínez, luego se pasaron a la iglesia Santuario de Guadalupe de Frontera y al terminar la misa, trasladaron el féretro al panteón Dolores de la colonia Occidental.