Advierte empresario de riesgos de inflación del 3 por ciento

Saul García Ibarra, empresario del ramo lácteo
PUBLICIDAD

Cd. Acuña, Coah. -El comercio de la frontera norte estaría en desventaja, al establecerse condiciones como pagar más impuestos por conceptos de ISR, Infonavit y al IMSS, además aumentaría el pago de las nóminas, como efecto de las recientes reformas, advirtió Saúl García Ibarra, empresario del ramo lácteo de Acuña.

Dijo que evidentemente traerá consecuencias, en el aumento de precios en los productos y la prestación de los servicios, con el pronóstico de una inflación del orden del 2 por ciento, más alta en la frontera que en el centro del país.

Asistió como moderador a una reunión de análisis al decreto en materia fiscal y salarial, al que convocó la CANACO.

Sostuvo que las dudas y los supuestos que existen en torno a las reformas de la ley, deben esclarecerse, con la participación de especialistas, del SAT y organismos que norman el comercio.

Dijo que, para que los empresarios puedan tomar decisiones firmes, deben tener conocimiento pleno de los plazos que establece la ley, para inscribirse a los programas y estímulos fiscales, cuando ni siquiera se cuenta con la información completa al respecto.

“Hay muchas dudas acerca de lo que creemos que son ventajas y desventajas, por lo que cada empresario y comerciantes están evaluando con expertos abogados y contadores, para evitar enfrentarse a problemas laborales con trabajadores y de tipo fiscales con el gobierno”, resaltó.

Saúl García Ibarra dijo que, por ejemplo, aquellas empresas que están en la frontera y que venden sus productos al interior del país, no percibirán estímulos, en el caso de que sus ventas no sean superiores al noventa por ciento en la frontera.

Sin embargo, seguido a los estímulos, se aplicarán medidas de fiscalización permanentes y revisiones. “En pocas palabras te dice el gobierno, tienes los estímulos disponibles, pero no los tomes, es un dilema en el que estamos, y debemos conocer si realmente es un beneficio, o no”.

Mencionó que, en el análisis general, el efecto de aplicar costos a los procesos de producción, a la nómina y sueldos, estos podrían causar aumento de precios y generaría una inflación de entre el 2 al 3 por ciento, lo que es significativo.