Agarra a mordidas a Policía

Karla atacó a la uniformada dentro de la patrulla, la agresiva mujer fue consignada al Ministerio Público

Karla atacó a una oficial de la Policía Rosa, le lanzó un cabezazo en la nariz y le tiró una mordida en un muslo.
PUBLICIDAD

Una descontrolada mujer le dio un cabezazo y una mordida en el muslo a una oficial de la Policía Municipal cuando esta la detuvo por andarse desnudando en la plaza Alonso de León, en la Zona Centro.
La enajenada mujer fue identificada por las autoridades como Karla Reyna García, de aproximadamente 36 años de edad, quien cuenta con su domicilio en la calle Coahuila, número 49, de la colonia Independencia.
Fue la tarde de ayer cuando Karla fue reportada por elementos de Transito que la vieron cuando daba tremendo espectáculo en la plaza ubicada a espaldas de la Presidencia Municipal, mejor conocida como la “plaza de los enchilados”.

La descontrolada mujer tuvo que ser llevada al MP entre varias Policías.

Según los oficiales, Karla se levantaba la blusa y mostraba el busto mientras se bajaba el pantalón y se tocaba sus partes nobles, sin pudor alguno.
Al ver el espectáculo que daba a los hombres mayores que acostumbran pasar un rato agradable en el lugar, los oficiales la interceptaron mientras pedían el apoyo de las uniformadas asignadas a la patrulla 138, de la Policía Rosa.
Al apoyo arribó la oficial Keyla Alvizo, junto con otra compañera, y sin problema alguno, aseguraron a Karla.

También puedes leer: Última carga al cielo

No fue hasta al verse en la patrulla cuando la descontrolada mujer le lanzó un cabezazo a la uniformada y al ver que esta se cubría el golpe, le tiró una certera mordida en el muslo.
Al lesionar a la uniformada, Karla, quien estaba siendo detenida solo por una falta administrativa menor, fue consignada al Ministerio Público bajo el cargo de lesiones dolosas.
Aún en las celdas, Karla no dejaba de decir incoherencias mientras estaba sumamente agresiva.
Para su traslado a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado, fue necesario el apoyo de otras dos uniformadas, ya que esta se negaba a caminar y se tiraba al suelo.