Agrede funcionario a vecino de Asutrias

En la riña salió a relucir un arma blanca y el empleado municipal dañó un vehículo particular

La pelea movilizó a las autoridades hasta la colonia Asturias.

Tremendo escandalo armó un trabajador de Alumbrado Público al enfrascarse en una riña con un vecino de la colonia Asturias, en donde salió a relucir hasta un arma blanca y una camioneta terminó con daños.

Fue la mañana de ayer, cuando el trabajador del ayuntamiento de nombre Ebelsaín Velázquez de la Cruz de 27 años de edad, quien tiene su domicilio en la calle Luis G. Cervantes, número 2103, de la colonia Asturias, se encontraba realizando sus labores en el cruce de la calle Luis G. Cervantes y Apolonio M. Avilés, en Asturias, cuando un vecino lo abordó y de mala manera lo cuestionó sobre la reparación de un bache.

El trabajador de Alumbrado Público destrozó el vidrio medallón de la camioneta de Mauricio Arturo Zamudio Guerrero.

Al no soportar los reclamos de Mauricio Arturo Zamudio Guerrero de 41 años de edad, quien vive sobre la calle Apolonio M. Avilés,  el trabajador del municipio estalló y le dejó claro al vecino que dicha situación no le correspondía al ser empleado del departamento de Alumbrado Público, por lo que se enfrascaron en una situación.

Debido a su molestia, el vecino del sector subió a su camioneta, una Ford, Expedition, de color blanco y modelo reciente, para supuestamente echársela encima a la cuadrilla del ayuntamiento, lo que causó que el trabajador de una pedrada le destrozara el vidrio medallón al vehículo, por lo que su conductor, sacó una navaja y retó a su rival.

Mauricio Arturo Zamudio Guerrero quería que el trabajador de Alumbrado Público reparara un bache, lo que desató la riña.

Dicha situación, movilizó a las autoridades municipales, quienes rápidamente llegaron al sitio y tranquilizaron a los rijosos, por lo que fueron llevados al departamento de Seguridad Pública, donde quedaron ante el Juez Calificador en turno, quien decidió consignarlos ante el Ministerio Público, sin embargo, ambos quedaron libres luego que el trabajador del ayuntamiento cubrió el costo del cristal que destrozó  en la pelea.

El escandaló se registró en calles de la colonia Asturias.