Alcaldesa en BC se atrincheró ante orden de aprehensión del gobierno estatal

PUBLICIDAD

TIJUANA.- Por más de tres horas, el palacio municipal de Tecate estuvo sitiado por agentes de la Guardia Estatal de Seguridad e Inteligencia (GESI), que esperaban detener a la alcaldesa morenista Zulema Adams y otros funcionarios municipales.

La razón: un adeudo de 5 millones 567 mil 61 pesos que el ayuntamiento arrastraba desde 2009 por suministro de combustible de la empresa Gasmart para vehículos oficiales.

De acuerdo con el expediente 1425/2011, la compañía regresó a los tribunales en septiembre de este año para exigir su dinero y responsabilizó del adeudo a la primera edil, Zulema Adams; al Síndico procurador, Gonzalo Higuera Bojórquez, y al tesorero municipal, Dario Francisco Javier Rivera Parra.

El documento oficial refiere que los tres funcionarios fueron notificados al menos desde octubre de 2019, pero ninguno respondió.

Por eso el juez de primera instancia de lo civil ordenó el arresto administrativo de los funcionarios municipales por desacato.

Pero ese arresto no se concretó porque al edificio de gobierno no solo llegaron los agentes estatales, sino también municipales para impedirles el ingreso, mientras la presidenta municipal y su equipo de comunicación guardaban silencio sobre lo que ocurría.

Además, al menos ella contaba con una suspensión provisional otorgada el pasado 20 de octubre por el Juzgado quinto de distrito en materia de amparo y juicios federales en el expediente 621/2020-VII, ante una posible orden de aprehensión en su contra.