Americanista de hueso colorado

Mitzael tiene una gran colección de las revistas del club América.
PUBLICIDAD

A finales de la década de los 90´s, Mitzael comenzó a coleccionar revistas y artículos del club Águilas del América y ahora comparte su pasión por los azulcremas con sus hijos y amigos.

El aficionado Iván Mitzael Díaz del Río, nació el 7 de octubre de 1984 y desde ese día se convirtió en americanista, gracias a sus padres Arturo y María Concepción.

En su infancia practicó el futbol y soñaba con jugar en el club América, pero se dedicó más a sus estudios.

Fue a principios de 1998 cuando estaba la efervescencia del Mundial de Francia y una empresa de refrescos lanzó un balón de la Selección Nacional con los nombres de los jugadores de esa época y era necesario colocar los rostros de cada uno que estaban en las fichas del mismo producto.

De inmediato, adquirió su balón y algunos refrescos. En muchas ocasiones tenía fichas repetidas, así que las intercambió con sus compañeros de la secundaria Carlos Espinoza, amigos y familiares.

Tardó tres semanas en completar, las fichas más añoradas fueron de la imagen de Cuauhtémoc Blanco, Adolfo Ríos, Luis García y Luis Hernández, quienes eran sus ídolos de infancia.

De ahí, despertó el interés de coleccionar artículos deportivos y qué mejor del club América. Al siguiente año, su padre viajó a la Ciudad de México, donde es originario, y a su regreso le regaló la revista Socio Águila del Torneo de Invierno de 1999.

En la portada se encontraba el argentino Sergio Ángel Berti y un póster del club para ese torneo. A pesar de lo complicado de conseguir estas revistas, las encargaba periódicamente hasta que se popularizó en Monclova y creó su propia colección.

A la par compraba playeras originales del club hasta que en el 2007 se casó con Ángela Valeria Escobedo Ortiz y procreó a sus hijos América, Leonidas y Ángel. Fue entonces que dejó de hacerlo y transmitió la pasión por el América a su familia.

Su última revista de Socio Águila en físico fue en el 2012, cuando se adaptó a la era digital y todavía las mantiene en el baúl de los recuerdos.

 

¿Por qué es apasionado del América?

“Es un estilo de vida, me gusta la polémica, lo odias o lo amas. Es el mejor club de nuestro país. Desde que tengo uso de razón veía los partidos con mis papás y mis hermanos, ahora trato de hacer lo mismo con mi familia”.

 

En su infancia ¿Cuáles eran los jugadores que más recuerda?

En los 90´s, me acuerdo de Kalusha Bwalya. En un tiro de esquina, viene el contra golpe, se quitó a un rival de Cruz Azul y se fue solo, no había portero, y falló su disparo, pegó en el poste. Otro que recuerdo era Oman Biyik, era muy alto y recuerdo un golazo que le metió a Chivas, fue de cabecita.

 

¿Cuál es el equipo que más recuerda?

“Me gustaba mucho el equipo de los torneos del 2006, estaba Claudio López, Kléber Pereira, Cuauhtémoc Blanco, Aarón Padilla y muchos más. Claro hay otras generaciones, pero fueron buenos encuentros con ellos”.

 

¿Cuál fue su primer partido que acudió con su familia al Azteca?

“Fue en el 2012, fuimos la familia y amigos en los viajes que organizan aquí en Monclova. Fue precisamente contra el Cruz Azul. Nos divertimos mucho, de hecho perdimos 2 por 1. Recuerdo que Jiménez empató, pero fue fuera de lugar. Creo que le llevamos mala suerte, pero pasamos un momento agradable”.

 

¿Cuál es la final más significativa como americanista?

Sin duda en el 2013. Recuerdo que hicimos en familia una carne asada para ver el juego. Fue contra Cruz Azul, faltaban minutos para terminar y ellos ya estaban festejando. Recibí muchas llamadas de burla de mis amigos, pero anotó Aquivaldo. Ahí, no creía que íbamos a remontar y luego Muñoz, fue una locura. Festejamos como locos.

 

¿Quién el jugador más grande en toda la historia del América?

“Sin duda Cuauhtémoc Blanco, verlo jugar era un espectáculo, anotó muchos goles que nos dieron victorias. Fue un jugador de calidad, me acuerdo mucho de la cuauhtemiña. No sólo la hizo aquí en la Liga de México sino también en partidos con la Selección. Desafortunadamente se retiró y le dio por la política”.

 

¿Cómo viven los clásicos?

“Los clásicos son sagrados y más contra Chivas. Ese día preparamos una carne asada, apuesto con mis amigos y vaya que nos divertimos. Hace como cinco años, me escapé de perder la barba. América iba abajo en el marcador y logramos empatar. Me volvió el alma al cuerpo”.

 

¿Cuál fue el entrenador más importante para el América desde su punto de vista?

“Hay varios, pero me quedo con Mario Carrillo. Se tuvo una racha de 34 juegos sin perder, me gustaba su juego y la manera de ganar. Lavolpe, fue quién nunca me gustó, llegó a la final pero no era el estilo del América”.

 

¿Extraña ver los partidos del América?

“Claro, ante la Pandemia del Covid-19 nos suspendieron todo, se extraña esperar el día del partido, ver a tu equipo jugar y ganar. Teníamos planes en este año de irlos a ver a Torreón en familia, pero pasó todo esto, quizás para el próximo. Ahora sólo nos conformamos con recordar o ver algunas repeticiones”