El extitular de Profepa, Xavier González, es un ejemplo vivo de que en ocasiones la víctima se obsesiona con su verdugo.

El ramosarizpense renunció hace unos días al Partido Revolucionario Institucional, para aceptar la invitación de Ernesto Saro Boarman y convertirse en candidato de Acción Nacional a la alcaldía.

Saro Boarman fue su enemigo político en diversas ocasiones y ahora Xavier dice tener una gran estimación por el exalcalde albiazul de Ramos Arizpe.

Ernesto es el cacique político de la población y pretende gobernar a través del empresario, que recién renunció al Revolucionario Institucional.

Bienes con males
Los bienes materiales que la Procuraduría General de la República, incautó injustamente al cieneguense Sergio Tobías, tras ser detenido víctima del “Coahuilazo”, cuando fungió como inspector en jefe de la PGJE, están en el aire.

Sergio demostró su inocencia y fue liberado por las autoridades federales, y hasta antes de su reciente homicidio, libró una batalla legal para recuperar su gimnasio y fuentes de ingresos, en el sur de Saltillo.

El tema es que ahora, algunos de sus exjefes y compañeros, pretenden reclamar para sí, los inmuebles de Tobías, y su familia se encuentra en estado de indefensión.

De que la perra es brava..

Cuanto vales?
El principal argumento que esgrimió el empresario monclovense César Flores, para posicionarse como aspirante de Morena a la alcaldía acerera, fue su estado financiero.

Las elecciones se ganan con votos y los votos cuestan, dijo César Flores al entrevistarse con la cúpula de Morena y preguntar por la capacidad económica de la compañera Griselda Arreguín y de Claudia del Toro.

La chifladura del “transparente” no tendrá un final feliz, pues de todos es sabido que sus cargos públicos se los debe a su amistad con el panista Memo Anaya.

Poderoso caballero es don Dinero.

No es lo que parece…
En Torreón, el caso del director del Cereso que fue captado cuando amenazó con arma de fuego a un odontólogo tomó un giro inesperado.

El funcionario carcelario Israel Frías, sacó la pistola para impedir al empleado médico introducir pastillas psicotrópicas al penal, pero lo hizo de una manera agresiva y amenazante.

Por lo pronto, se le separó del cargo, mientras investigan los hechos, en un claro mensaje de que no habrá protección institucional para aquellos que pongan en riesgo la gobernabilidad.

El tema no es menor y por fortuna se atajó oportuna y eficientemente.