Desde hace más de 80 años, el 6 de enero se festeja el Día de la Enfermera en México, una de las profesiones más humanitarias. Son ellas quienes, con la guía de un médico, se encargan de procurar la salud de los pacientes y en el mejor de los casos salvar vidas.

Su función es fundamental en el seguimiento de tratamientos que permiten a los enfermos ser dados de alta. Sus cuidados y esmeros las convierte en ángeles de la salud.

El día de la enfermera a nivel en México se conmemoró el 6 de enero desde el año 1931, ya que se consideraba para ellas como “un regalo de los Reyes Magos”.

En sus inicios, esta profesión que incluso ahora tiene licenciatura, estaba dirigida a las mujeres, pero con el paso de los años, hombres también se han destacado en este ramo de la salud.

Jorge Andrés García Mendoza es uno de los enfermeros que se desarrollan y crecen dentro del Seguro Social.

Desde el 2009 se graduó y define a la profesión de enfermería como algo humanístico para el cuidado de las personas.

“Somos una parte fundamental en la clínica porque entre enfermeros y médicos hemos ido avanzando, escogí esta carrera porque me llenó, es algo que me nació además de que hay más enfermeros en mi familia”.

Narró que las experiencias más fuertes dentro de su profesión es el ver sufrir o incluso morir a niños indefensos.

“Experiencias más fuertes son cuando llegan los bebés en un estado crítico, que en ocasiones pierden la vida, cuando es pediatría no me gusta estar muy bien, pero tengo que entrarle, uno como padre, se refleja y se pone en la empatía como padres de familia, es el sentir de la pérdida de una persona que apenas empieza a vivir, más que nada cuando son accidentes”.

Aseguró que jamás cambiaría de profesión, al contrario, se está especializando con una beca de cuidados intensivos, dentro del Seguro Social.

La presencia de una enfermera en un hospital es sumamente indispensable para la estabilidad de los pacientes, doctores especialistas reconocen que aún y esforzándose en su atención médica, esta no sería la misma sin la presencia de estas trabajadoras de la salud, quienes son conmemoradas hoy a nivel nacional por su gran desempeño dentro y fuera de los nosocomios.

Hay cuatro tipos de enfermería, asistencia, administrativa, docente y de investigación, para ello hay cientos de personas desempeñándose para el bienestar de la comunidad.

Dariela Alejandra Puebla Almaguer, quien es actualmente coordinadora de enseñanza en la enfermería, estudió su licenciatura en enfermería y cuenta con dos postgrados, uno de ellos es la maestría en ciencias de enfermería y otro es la especialidad en enfermería quirúrgica.

A su corta edad ha llegado a obtener logros como ser la coautora de una guía de práctica clínica llamada “Intervenciones de enfermería para la prevención, detección oportuna y limitación del daño por cólera en adultos.

Asimismo colaboró en un capítulo del libro llamado “Análisis psicosocial del uso de sustancias adictivas”.

“Me gustan las cuatro áreas, pero la que más me gusta es la docente, yo inicié dando clases, en el área de enseñanza soy la responsable de la capacitación de enfermería y formación del personal, en el hospital Amparo Pape de Benavides he participado en la elaboración de guías de práctica química, las cuales son basadas en la mejor evidencia científica disponible al momento”.

Aunque en el área asistencial permaneció muy poco, dijo que su objetivo es la enseñanza de la enfermería, su meta como profesional es compartir sus conocimientos y habilidades y contribuir a la formación de la disciplina en las cuatro áreas.

Las enfermeras que atienden directamente al paciente, tienen otro tipo de experiencias, pues son ellas las que conocen a la persona, su sentir y hasta son consejeras en sus problemas, incluso aún y cuando no son meramente de salud.

“Amo mi profesión, de hecho es tiempo que ya me vaya, me siento triste, yo comencé muy joven, fui auxiliar, enfermera general, jefa de piso y ahora soy subjefa, gracias a esto he tenido muchos logros en mi vida externa, como sacar adelante a mis hijos, he logrado muchas metas” comentó Luz María Orozco Villa, ingresó en el año de 1989 al Seguro Social, tiene 29 años laborando en el Seguro Social.

A lo que se enfrentan día a día como nacimientos y las muertes de las personas, son los casos más impactantes, el ver nacer y morir a la gente.

“Conoces de todo, tienes muchas vivencias, aprendes de los demás, amo ser enfermera, me he encariñado mucho con los pacientes, estuve en hemodiálisis, es un área con la cual te involucras mucho con el paciente, los llegas a querer mucho, te afecta mucho cuando parten pues son enfermedades mortales”.

Dijo que el desempeñarse en todas las áreas sirve a todos los enfermeros, por igual.

“El ser enfermera es dar tu corazón en cada persona, puede ser dentro del hospital o fuera de el” concluyó.