Anticuerpos de COVID-19 desaparecen más rápido en personas que enfermaron de forma leve, señala estudio

La publicación de investigadores hecha en el New England Journal of Medicine remarcó la gravedad de esta situación pues ese nivel del padecimiento comprende la gran mayoría de los casos confirmados.

PUBLICIDAD

Haber vencido al COVID-19 puede no ofrecer mucha protección contra futuras infecciones, particularmente en aquellos que presentaron una versión leve del padecimiento, señalaron investigadores en el New England Journal of Medicine.

El estudio analizó los anticuerpos tomados de la sangre de 34 pacientes que se habían recuperado después de sufrir síntomas principalmente leves que no requirieron cuidados intensivos, según el informe.

Solo dos necesitaron oxígeno suplementario y recibieron un medicamento contra el VIH en un esfuerzo por ayudarlos a combatir la enfermedad, y ninguno fue conectado a un respirador o recibió el remdesivir de Gilead Sciences.

El primer análisis se realizó en anticuerpos tomados en un promedio de 37 días después de que comenzaron los síntomas, con un segundo análisis tomado después de aproximadamente 86 días, o menos de tres meses.

Los investigadores determinaron que los niveles de anticuerpos cayeron precipitadamente. La pérdida de anticuerpos ocurrió más rápidamente que con el SARS, un tipo anterior de infección por coronavirus. Es probable que la disminución disminuya con el tiempo adicional, advirtieron los autores.

Los hallazgos plantean la preocupación de que la inmunidad contra el COVID-19 puede no durar mucho en personas que desarrollaron una infección leve, lo que representa la mayoría de los casos. Si bien el papel protector de los anticuerpos contra la infección del virus SARS-CoV-2 no se ha comprendido completamente, en general se considera una buena representación de cierta protección contra la infección en general, según el informe.

Estos resultados exponen en una nueva luz ideas como los llamados ‘pasaportes de inmunidad’ basados en anticuerpos, la inmunidad de rebaño y, quizás, la duración del efecto de una vacuna, especialmente a la luz de la inmunidad de corta duración contra los coronavirus humanos comunes, indicaron los investigadores dirigidos por F. Javier Ibarrondo, de la Escuela David Geffen de Medicina en la Universidad de California en Los Ángeles.

Los investigadores enfatizaron que se necesitarán más estudios «para definir un umbral de protección cuantitativa y una tasa de disminución de los anticuerpos antivirales más allá de los 90 días«.

El breve informe tenía la forma de una carta de correspondencia publicada en la revista médica.