Aprendí de la naturalidad de Yalitza: Marina de Tavira

La actriz contó que Yalitza Aparicio fue profesional durante el rodaje de la cinta ganadora del Oscar en la categoría de Mejor Película Extranjera

Nunca se imaginó llegar a alguna ceremonia de los premios Oscar.
PUBLICIDAD

La mexicana Marina de Tavira compartió que durante el rodaje de la película Roma, del director Alfonso Cuarón, tuvo que desprenderse de todos sus conocimientos en actuación, momento en el que Yalitza Aparicio y su espontaneidad como actriz natural fueron de mucha ayuda para la filmación de las escenas que tenían juntas.

Durante el conversatorio que De Tavira sostuvo con Ernesto Contreras, director de Sueño en otro idioma, expresó que en los seis meses que duró el rodaje de Roma, Alfonso Cuarón le dio observaciones acerca de la sobreinterpretación que hacía al momento de filmar sus escenas, razón por la que tuvo que aprender de la naturalidad de Yalitza.

Alfonso Cuarón me decía: ‘estás pensando mucho, estás sobreinterpretando, queriendo decir más de lo que es’, entonces me di cuenta que se iba a tratar de quitarme cosas, de que la forma en que yo había entendido la actuación no iba a servir de nada”, destacó Marina, quien gracias a su personaje de “Sofía” logró la nominación al Oscar como Mejor Actriz de Reparto en 2019.

Marina de Tavira agregó que Yalitza Aparicio fue profesional durante el rodaje de la cinta ganadora del Oscar en la categoría de Mejor Película Extranjera, y sostuvo que “ella se entregó a esa experiencia y no dejaba ninguna duda, y nunca me cuestioné si ella era una actriz o no, porque se asumió y entendía perfectamente cómo era la dinámica. Estaba allí parada como una actriz”.

Como parte de la Cátedra Bergman realizada en el Centro de Artes Vivas de la Ciudad de México, Marina recordó el momento en que filmó la escena en la que intentaba ingresar un coche al patio de la casa y recibió la indicación de aparentar estar en estado de ebriedad.

Esta secuencia se grabó en un solo día, yo llegué al llamado y no sabía qué iba a hacer, y aquí menos, porque era una escena casi sin texto, cuando había alguna con más líneas me las daba una noche antes y nunca era igual, en el momento de grabar cambiaban mucho».

Contreras agregó a la anécdota de Marina, que la actriz nunca se imaginó llegar a alguna ceremonia de los premios Oscar, pues ella no es muy adepta de recibir atención mediática, hecho que ella aprovechó para explicar la diferencia entre hacer y querer estar en cine; la primera por una razón más espiritual y la segunda por mera figuración.