MELBOURNE.- La rusa Maria Sharapova, campeona del Abierto de Australia en 2008, reconoció este jueves que “es especial estar de vuelta” en Melbourne Park tras haber cumplido una sanción de 15 meses por dopaje.

La jugadora de Niagan, de 30 años, fue suspendida por consumo de Meldonium, un modulador metabólico que figura en la lista de sustancias prohibidas por la Agencia Mundial Antidopaje desde el 1 de enero de 2016. El análisis de una muestra de orina recogida después de su partido de cuartos de final del Abierto de Australia de 2016, develó el consumo de esta sustancia.

No pudo participar, en consecuencia, en la edición de 2017 por lo que descuenta los días para su reaparición en Melbourne.

Es especial estar de vuelta”, confesó en una entrevista previa a la celebración del sorteo oficial de los cuadros principales del primer Grand Slam de la temporada, en la pista Margaret Court.

“Aprendí de los momentos malos. Tuve que volver a esforzarme en los torneos más pequeñitos. Mis padres en China (donde ganó su primer título después de la sanción) estaban muy emocionados”, dijo.

Sharapova, número 47 en el ranking mundial, aseguró asimismo que el camino será “exigente”, pero destacó que “siempre tienes que empezar desde abajo y ganar a las mejores jugadoras para triunfar”.

“No hay un camino fácil hacia la cima”, sentenció.