Aquí comenzó todo

Corría el año de 1583, cuando el hombre de nacimiento portugués Luis de Carvajal y de la Cueva, fundó Almadén, ciudad que al paso de los años más tarde fue abandonada, el alcalde mayor de Saltillo, Antonio Balcárcel Rivadeneira y Sotomayor, en 1674, logra establecer el poblado al que llamó Nuestra Señora de Guadalupe, posteriormente, en 1689, Alonso de León lo denominó Santiago de la Monclova.
Santiago de la Monclova, como capital de la provincia de Coahuila, dependía religiosamente del obispado de Guadalajara y en el aspecto político, militar del virreinato y Real Audiencia.
El 24 de mayo de 1811 a Monclova se le concedió el título de ciudad, al consumarse la Independencia, la capital de Coahuila seguía siendo Monclova hasta el siete de mayo de 1824, fecha del decreto del Congreso Constituyente que creó el estado de Coahuila y Texas, cuya legislatura debía instalarse en Saltillo.
El 25 de septiembre de 1828, a Monclova se le declaró capital de esa entidad, pero, al año siguiente, el Congreso se reunió en Saltillo.
En 1836, al expedirse las leyes constitucionales, se dividió el estado en los departamentos de Texas y Coahuila, dejando de ser Monclova la capital.
Monclova es una de las ciudades que han sido con más fundaciones registradas en toda la República Mexicana, esta limita al norte con el municipio de Abasolo; al sur con el de Castaños, al este con el de Candela y al oeste con el municipio de Frontera.