En llamas terminó un Jeep luego que su conductor se estrellara contra la plataforma de un tráiler que se encontraba estacionado a la orilla de la carretera 57, mientras el chofer del armatoste realizaba sus necesidades fisiológicas.

El responsable viajaba en un Jeep, Wrangler, de color gris, modelo 2013, afortunadamente resultó ileso al lograr bajar a tiempo de su vehículo, cuando empezó a incendiarse.

El aparatoso accidente ocurrió alrededor de las 01:50 horas cuando Pablo de Santiago Espinoza, de 48 años de edad, vecino de la ciudad de Nueva Rosita, operador del tráiler marca Kenworth, de color blanco con rojo, modelo 2008, se orilló a la altura del parque acuático Sofymar, para ir al baño.

Debido a la oscuridad el conductor del Jeep no se percató de la presencia del tráiler y se estrelló de lleno contra la plataforma del quinta rueda, resultando su vehículo convertido en cenizas al incendiarse.

Testigos del accidente dieron parte a las autoridades y en cuestión de minutos arribaron elementos de Bomberos que después de realizar las maniobras necesarias lograron sofocar el fuego, pero desafortunadamente el vehículo ya había sido consumido por las llamas.

Autoridades se encargaron de tomar conocimiento de lo sucedido, pero el joven conductor llegó a un acuerdo con la parte afectada para la reparación de los daños.