Luego de movilizar a las autoridades y socorristas, al entrar gritando que se sentía mal a las instalaciones de la Procuraduría de los Niños, las Niñas y la Familia, una enferma mental terminó tras las rejas luego de golpear en la cara a una policía.

La mujer se identificó como Bertha Azucena Monrreal Medina, quien dijo ser originaria del municipio de Sacramento.

Fue la mañana de ayer, cuando Bertha entró a las instalaciones de la Pronnif, ubicadas en la calle Hidalgo, a escasos metros de la comandancia municipal.

Tremendo escándalo armó Bertha al entrar gritando que tenía un fuerte dolor en el pecho, por lo que los funcionarios pidieron el apoyo de una ambulancia y una patrulla.

A la llegada de los uniformados y el cuerpo de rescate, Bertha salió corriendo con rumbo a la jefatura, por lo que los socorristas se retiraron del lugar.

Bertha, en sus desvaríos, comenzó a dar vialidad en medio de la calle Hidalgo, sin importarle el atravesarse a los vehículos, por lo que al ver su riesgosa actitud, se ordenó a las uniformadas asegurarla.

Fue justo en el camellón localizado frente al edificio de la Fiscalía General del Estado donde dos oficiales mujeres lograron asegurarla, pero Bertha al tratar de resistirse le soltó un manotazo a una uniformada y acabó por tumbarle sus lentes.

Aún así, Bertha fue llevada a la jefatura donde ingresó en una celda por su propia seguridad en donde permaneció a disposición del juez calificador en turno.