Arqueros monclovenses… ¡Campeones Mundiales!

Sebastián se convirtió en el primer mexicano en ganar oro en ronda individual y Dafne rompió récord mundial por equipos. Ambos regresan a casa con dos medallas

Sebastián García regresará a casa con dos medallas de oro.
PUBLICIDAD

Sus nombres quedaron grabados con letras de oro en la historia y en los libros récord. Ayer, Sebastián García y Dafne Quintero se coronaron campeones en el World Archery Youth Championships de España, dentro de la categoría cadete compuesto.

Los monclovenses vivieron al máximo su experiencia mundialista.

A finales del mes pasado todo era angustia y desesperación. En ese entonces, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) les negó el apoyo, a pesar que se habían ganado el derecho de representar a México.

Ambos estaban contra reloj y necesitaban alrededor de 40 mil pesos para costear su viaje a Madrid, España. Tocaron puertas y lanzaron un llamado a la comunidad; “Por favor, apóyenos y nos comprometemos a ganar la medalla de oro”.

Sus familiares y amigos fueron los primeros en aportar. Después el Gobierno Estatal y Municipal entraron al quite.

Hoy todo es alegría, estos jóvenes de 17 años demostraron su talento, rompieron récords mundiales y entonaron el Himno Nacional en el mismo corazón de la capital española. Mañana regresarán a casa no sólo con la frente en alto sino como héroes nacionales.

 

LA PIEL DE GALLINA; CHINITA, CHINITA

El reloj marcaba las tres de la mañana (Hora de México), cuando la familia García Flores despertó con nervios, ansias y sentimientos encontrados.

El monclovense festejó sus dos medallas de oro.

Maribel y Manuel, padres de Sebastián, se conectaron a la computadora, ingresaron a la página de World Archery y empezaron a escuchar la narración.

A pesar de la hora, sus celulares no pararon de sonar; eran familiares y amigos que mandaban mensajes de aliento y buenas vibras. Todos estaban conectados.

De pronto apareció en la pantalla su hijo, en compañía de Dafne Quintero, ambos peleaban la medalla de oro en equipo mixto contra la pareja de Estados Unidos.

Maribel, veía seguro a Sebastián, quien portaba la playera color negro de México, su gorra gris y su amigo inseparable, ese arco con tonalidad verde, que compró con sus ahorros y becas.

En un parpadeo empezó el match. Fue un duelo milimétrico, se veía tensión y cada flecha parecía que definiría el destino de ambos países.

Aquí no hubo muros, aumentos a los aranceles, mucho menos racismo o violencia. Sólo dieces y la ventaja de los monclovenses de dos puntos con 39-37.

La adrenalina continuó para los asistentes a la sede en Madrid, España. En particular, para Elva García y Alfredo Quintero, padres de Dafne. Ellos hicieron el sacrificio de viajar, pidieron permiso en su trabajo, dejaron a sus hijos Evelyn y Adán con su familiam y el resto ya es historia.

En el segundo match, tiraron 76 a 76 y se empató, y en el tercero México sacó un punto 114 a 113. Los flechazos transcurrieron y al final el marcador favoreció a Monclova 154 por 152.

“En ese momento lloramos y nos abrazamos. Festejamos como si nosotros estuviéramos en realidad tirando junto con ella. No sé cómo explicarte, es que es algo que nunca olvidaremos”, comentó Elva García, vía telefónica.

Ambas familias vivieron una reacción en cadena y a pesar de estar separadas por el Océano Atlántico, compartieron la alegría y sentimientos de ver a sus hijos lograr algo que parecía un sueño, pero ellos se encargaron de hacerlo realidad.

“Escuchar el Himno Nacional, es algo inexplicable, se te pone en verdad la piel de gallina; chinita, chinita. Se siente bien bonito. Un día antes ganó bronce por equipos y ahora oro en mixto”, compartió la familia de Dafne en los últimos minutos de comunicación.

Sebastián se enfrentó a Rusia en la final individual.

LE GUSTA HACER LAS COSAS CARDÍACAS

El sueño hizo presa a la familia García Flores, pero no era tiempo de descansar. Se mantuvieron despiertos y en punto de las 4:30 de la mañana inició la ronda individual.

Sebastián peleaba por la medalla de oro contra Danill Kosenkov, de Rusia.

Nuevamente desde el monitor, Maribel y Manuel veían a su hijo sereno y confiado, lo cual se notó al abrir con un diez para luego tomar ventaja 29 por 28.

En el segundo match, el ruso no se quedó atrás para darle la voltereta 58 por 57.

En ese momento, Maribel, cuenta que vio a su hijo decidido y recordó que le gusta manejar la presión, sobre todo hacer la situación cardíaca y de emoción, cerrando con empate a 86 puntos el tercer match.

En el cuarto, Sebastián respiró profundo, hizo 30 que es el máximo, y el ruso también sacó la misma cifra para volver empatar, esta vez a 116.

En el último match, el monclovense cerró fiel a su estilo y con temple sacó 30 puntos para quedarse con la medalla de oro tras cerrar 146 a 142.

“Gritamos de júbilo, estuvimos de nervios al principio, luego cuando empató pensamos, así le gusta a Sebastián. Entonces estábamos confiados que iba a sacar la garra y cerró muy bonito”, expresó Maribel.

Eran las 5:50 de la mañana, cuando todo se volvió nuevamente alegría y fiesta. Sebastián cerró su participación en el Mundial con la medalla de oro en individual, que lo convierte en el primer mexicano en ganarla en aire libre.

Por lo tanto, es el primer monclovense, junto con Dafne, en ganar oro en un Mundial. Como antecedente se encuentran los legendarios arqueros Esteban Infante y Ricardo González, quienes obtuvieron hace varios años bronce.

 

Los arqueros regresarán a México como héroes nacionales.

UNA SENSACIÓN INCOMPARABLE

México despertó con la noticia de la proeza de Sebastián y pronto se convirtió viral en las redes sociales, sobre todo en Monclova.

A pesar de la diferencia de horario, el monclovense pudo comunicarse con su familia para festejar a distancia.

Dafne Quintero ganó bronce en equipos femenil y oro en mixto.

“Es la sensación más hermosa que existe, no pude contener mis lágrimas al escuchar el Himno Nacional. Estoy muy feliz, es una sensación incomparable”, declaró el arquero vía audio.

El monclovense se mostró orgulloso de cumplir sus metas y promesas, aunque confesó que durante la competencia por momentos sentía su corazón latir muy fuerte, sin embargo, se enfocó en su técnica y en su respiración.

Por último, dedicó las dos medallas de oro a su familia y agradeció a todas las personas que lo apoyaron para representar a México en el Mundial.