¡Arte para niños!

PUBLICIDAD

El arte y su función social
Hasta ahora, no existe una única definición para la palabra Arte, la RAE menciona que es una actividad con un fin estético, solo estético. Pero la verdad es que la función del Arte va más allá de la apariencia. Reconoce la belleza de la naturaleza, del ser, y la recrea para hacerlo consciente. Al llegar al punto de esta consciencia es cuando la función del arte es llevada al máximo.

Es importante que el artista esté consciente de esta función, que si bien el arte aporta belleza y consciencia es responsabilidad del ser humano utilizarlo para expresar, enseñar, demostrar, incluso cambiar algunas cosas. Pero ¿cómo es esto posible cuando se trata de hacer arte con niños? ¿Los niños pueden crear arte si no están conscientes de que lo están haciendo con una función social? En esta primera, de dos partes, del reportaje “Arte para niños” conocimos a un club de pintura de niños muy interesante que con su aprendizaje nos ayudarán a comprender mejor la intención de hacer arte desde pequeños.

Los niños pintaron alebrijes inspirados en la película Coco, después pintaron una frase que los haya inspirado de la película y lo decoraron con un estilo muy mexicano.

La maestra y pintora Edith de Barrón nos comenta de qué va el taller
Edith de Barrón: “El taller se llama Taller de Pintura Creativa y está basada en la película Coco. Esta película ha inculcado muchos valores en los niños, lo que se pretende es rescatar los valores familiares como son: visitar a la abuela, recordar a nuestros muertos, nuestras tradiciones mexicanas. Por eso elegí este proyecto.

Ayer los niños dibujaron en unos paneles de yeso y ellos usaron una técnica que se llama dripping que es de chorreo. También están trabajando con Alebrijes, que son los relativos a la película: Pepita y Dante.

Las técnicas que están aplicando son combinaciones, difuminado, puntillismo para detallar. También van a trabajar en fondo negro, se llama: ilumina tu mundo, esa parte del taller. La idea es que aprendan cómo se puede pintar con los ojos del alma. Así se abre su mente y ellos pueden pintar sin ver con sus ojos.

Durante el taller uno de los niños personificó a Miguel de la película Coco.

Esa es la intención: que ellos puedan divertirse, aprender y aplicar técnicas.
Durante el taller que tuvo duración de varios días, los niños se veían interesados en aprender las diferentes técnicas.

El espacio donde estaban pintando estaba lleno de cuadros, esculturas y más pintura y lienzo para seguir pintando. Los niños eran algunos alumnos de varios meses y otros eran nuevos, todos portaban una singular playera que por la parte de la espalda citaba una frase muy linda: AMO EL ARTE. El patio central del Museo Coahuila y Texas se encontraba lleno de niños pintando, hecho que hace tiempo no se lograba ver en nuestra ciudad. Como mencionó la maestra los niños pintaron alebrijes, inspirados en la película Coco, después pintaron una frase que los haya inspirado de la película y lo decoraron con un estilo muy mexicano. Al final todos posaron felices para la fotografía que quedó como de su primer taller de pintura.

La idea es que aprendan cómo se puede pintar con los ojos del alma.

El arte es para compartirse
Los niños y su interacción con el arte es necesaria desde los primeros años, si bien sus creaciones son por ahora parte de su aprendizaje, este primer acercamiento corresponde a un camino que se está construyendo dentro de la enseñanza humanística. Ellos deben tener en un futuro la posibilidad de decidir si quieren dedicarse a esto después.

Todos portaban una singular playera que por la parte de la espalda citaba una frase muy linda: AMO EL ARTE.

 

Respondiendo a las preguntas que se plantearon al inicio, los niños reconocen el arte no como una función social, pero sí como una manera de expresarse y convivir con más niños que tienen los mismos ideales, e incluso comenzar a formarse.

El niño que tiene la posibilidad de pintar, leer, escribir, actuar, bailar, cantar, tocar algún instrumento, es un niño que usará su arte primero para conocerse, luego conocer al mundo y después compartir ese arte creando conciencia y por lo tanto cumpliendo con su función social.

Entendemos al arte como una herramienta que los ayudará a cambiar su entorno y ser más sensibles y empáticos con sus semejantes.