Asesina a su amigo y lo supulta en la sala de su casa

La víctima identificada como Omar Rafael “G”, había salido a beber con unos amigos, pero ya no regresó a casa; sus familiares lo buscaban en el municipio de Tlalnepantla

El cuerpo de la víctima fue hallado con la ayuda de un can entrenado. Foto: Carlos Jiménez
PUBLICIDAD

Un sujeto mató a su amigo y lo enterró en su propia casa, por lo que las autoridades del Estado de México le siguieron la pista.

Llegar hasta el lugar, fue el resultado del trabajo de investigación de un grupo de especialistas de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México.

Los hechos comenzaron en enero pasado, cuando se reportó la desaparición de un hombre identificado como Omar Rafael “G”, en el municipio de Tlalnepantla, quien había salido a beber con unos amigos, pero ya no regresó a casa.

De inmediato los investigadores dieron apoyo a la familia y comenzaron a buscar a la víctima.

Esto nos lleva a una investigación la cual a través de cámaras de videovigilancia del C5 y de SS municipal logramos establecer su intromisión a un domicilio en compañía de una persona en el mismo municipio”, detalló el fiscal regional de Tlalnepantla, Leopoldo Millán.

Imágenes obtenidas de cámaras de seguridad ubicadas en la calle, aunque no son del todo claras, sirvieron a los investigadores para comprobar que ahí había estado la persona que buscaban.

Los investigadores recabaron testimonios de sus amigos, hallaron videos de cámaras de circuito cerrado, pero todo los llevaba de nuevo hasta el domicilio donde lo habían visto entrar.

Principalmente vemos cuando entran al domicilio en la calle Purépecha, entran los dos y al siguiente día, 7:30 de la mañana, sale nada más la persona de nombre Erick, y ya no sale el desaparecido”, explica Miguel Ángel Velázquez Arredondo, comandante en Tlalnepantla.

Con los testimonios y los datos recabados, los investigadores solicitaron una orden de cateo para entrar al inmueble. Mientras se las otorgaban, se enviaron agentes para vigilar la zona.

Una vez que tuvieron la orden, los investigadores con apoyo de un perro entrenado en la búsqueda de cuerpos llegaron al domicilio del hombre quien continuaba su vida de forma normal.

Dentro del domicilio, el can les dio la alerta detrás de una pequeña construcción que, según les dijo el hombre, era el inicio de una banda que estaba haciendo con concreto.

Encontramos que en el área destinada como sala, comedor se encontraba una construcción reciente, te hablo de un escalón hecho con concreto, obviamente llevando nosotros como parte de la diligencia un binomio canino, este nos hace el señalamiento positivo”, señaló el fiscal regional de Tlalnepantla.

Fue entonces que se pidió la intervención de los bomberos quienes comenzaron a destruir el cemento y ahí hallaron al hombre que estaban buscando.

Luego de una semana de investigación la Fiscalía General de Justicia finalmente resolvió el crimen.

El responsable confesó que había asesinado a su amigo por problemas de dinero, por lo que actualmente se encuentra preso en el penal de Barrientos en el Estado de México en espera de ser sentenciado.

El trabajo de gabinete y campo de la Fiscalía de Justicia mexiquense, así como el análisis de videos, y una diligencia realizada de manera perfecta, se logró encontrar al hombre que fue sepultado, en la sala de una casa.