En el terreno de la IA, IBM señala que habrá microscopios robot con inteligencia artificial que podrán salvar los océanos de la contaminación. Explica que en cinco años estos pequeños microscopios autónomos con IA estarán conectados a la nube y desplegados por todo el mundo, y se encargarán de monitorizar continuamente y en tiempo real la situación del agua.

Así, científicos de IBM están trabajando en un sistema que utiliza el plancton, ya que este se trata de un sensor biológico natural de la salud acuícola. Los microscopios con IA de IBM pueden ser alojados en masas de agua para analizar el movimiento del plancton en 3D en su hábitat natural, y utilizar esta información para predecir el estado y comportamiento de las aguas. Esto podría ayudar en casos de vertidos de petróleo o escapes de otras fuentes de contaminación, así como predecir amenazas tales como las “mareas rojas”.

También relata IBM cómo en el próximo lustro aumentarán los sesgos de la inteligencia artificial, pero a la vez aparecerán nuevas soluciones para contrarrestar a los algoritmos que se creen con algún tipo de prejuicio racial, de género o ideológicos. En este terreno, los investigadores de la firma americana han desarrollado una metodología para que ningún algoritmo de IA perpetúe una inequidad al aprender posteriormente de los datos. Los científicos de IBM también han elaborado una técnica para examinar sistemas de inteligencia artificial, incluso cuando los datos que se han utilizado para su entrenamiento no están disponibles.
inteligencia artificial

Acerca de la computación cuántica, IBM afirma que es todavía cosa de los investigadores, pero que en cinco años ya estará popularizada. Así, profesionales y desarrolladores de cualquier ámbito podrán resolver problemas que antes se podrían considerar como irresolubles por su dificultad o por que se tardarían incluso miles de años en resolver. En el ámbito de investigación IBM ha logrado ya algunos importantes hitos en química cuántica. Por ejemplo, un equipo de profesionales ha logrado simular con éxito la unión atómica en hidruro de berilio (BeH2), la molécula más compleja jamás simulada por un ordenador cuántico. En el futuro, los computadores cuánticos continuarán abordando problemas con una complejidad cada vez mayor, alcanzando y superando lo que ahora solo podemos hacer con los sistemas de computación clásica.

IA

La tecnología Blockchain, dice además IBM, se unirá a la criptografía para luchar contra la falsificación. En los próximos 5 años se insertarán “criptoanclas”, del tamaño de un punto de tinta o más pequeñas que un grano de sal, en objetos y dispositivos cotidianos. Y se utilizarán para garantizar la autenticidad de un objeto desde su origen hasta que llega al consumidor.   Estas “criptoanclas” sientan la base de nuevas soluciones con las que abordar la seguridad alimentaria, la autenticidad de componentes manufacturados, productos modificados genéticamente, la identificación de objetos falsificados y la procedencia de artículos de lujo, por ejemplo.

A pesar de ello, dice IBM, los ciberdelincuentes atacarán, y por ellos se están desarrollando modelos de encriptado que se puedan adaptar a las nuevas tecnologías emergentes y los ordenadores cuánticos que no tardarán en aparecer. La “rejilla criptográfica” es el nombre de la técnica en la que trabaja la compañía americana, con la que se podrá trabajar en un documento o encriptarlo sin poner en riesgo datos sensibles ante los cibercriminales.