Atrapó la granizada a familias

El granizo rompió vidrios, luces, retrovisores

PUBLICIDAD

CASTAÑOS, COAH. Momentos de angustia vivieron al menos 10 familias que el domingo alrededor de las 10 de la noche viajaban por la carretera 57 entre los ejidos Baján y Santa Teresa, debido a una intensa tormenta con granizo de más de 5 centímetros que rompió los vidrios de las unidades e impedía la visibilidad, esto los obligó a orillarse en la carretera en tanto pasaba la contingencia.

Personal de Protección Civil recibió el llamado de ayuda de algunas familias que se quedaron varadas en la carretera debido a la tormenta que se estaba presentando, dio a conocer el Director de Protección Civil, Israel Álvarez.
Comentó que poco después de las 10 de la noche empezó la tormenta en el tramo antes mencionado, según algunas de las familias no se veía absolutamente nada en la carretera, y eso los obligo a orillarse para volver a retomar el camino.

Señaló que en la tormenta hubo granizo, algunos de tamaño mayor a los 5 centímetros, que causaron severos daños a los vehículos que iban pasando al momento, se rompieron vidrios, retrovisores, focos y la carrocería quedó sumamente dañada.
Resaltó que en cuanto la tormenta pasó algunos automovilistas decidieron seguir su camino, hubo quienes fueron arrastrados por otras unidades y para cuando personal de protección civil llegó al lugar ya estaba solo una familia, a la que ayudaron para llegar a la cabecera municipal.

También te puede interesar: Vuelcan 2 en El Oso

Agregó que en la cabecera municipal no hubo afectaciones por la tormenta, aunque si se registraron vientos fuertes pero en esta ocasión no cayeron arboles ni cables, tampoco se registraron inundaciones ni daños de ningún tipo.