SAN BUENAVENTURA, COAH.- Una jovencita de 16 años de edad murió atropellada la tarde de ayer al intentar cruzar el bulevar Magisterio.

El accidente ocurrió a las 2:45 de la tarde, cuando la menor de nombre Dulce María descendió del autobús escolar, luego de asistir a la preparatoria ubicada en el ejido San Antonio “La Cascada”.

Te puede interesar: Entrega Gobernador patrullas a Monclova

Te puede interesar: Trotando y ayudando

El conductor del Sentra fue asegurado por las autoridades. 

La niña descendió de la unidad y cruzó los dos primeros carriles, llegó al camellón central y se dispuso a seguir su camino, pero no se percató que un Sentra amarillo transitaba por el lugar a toda velocidad.

Un fuerte golpe y luego el chirrido de los frenos se escuchó y al salir vieron a la niña tirada en el pavimento, según dijo doña María, a la que se le aguadaron los ojos al hablar.

El carro se descontroló y se trepó al camellón metros adelante; dijeron otros.

Del auto amarillo descendió Manuel de los Santos, quien confundido no asimilaba la trágica escena, pues la niña estaba boca arriba y no sé movía, ya no tenía zapatos puestos y sus calcetas estaban dobladas como si tuvieran voluntad propia y quisieran seguir su camino.

La trágica escena fue acordonada por las autoridades

De entre la multitud de fisgones y morbosos un samaritano llamó a una ambulancia, por lo que minutos después llegó Protección Civil y una unidad de la Clínica 51, los socorristas nada pudieron hacer pues Dulce María ya había fallecido.

La patrulla 03 de Seguridad Pública Municipal también llegó al lugar al igual que elementos de Fuerza Coahuila, dialogando con el conductor y quien les explicó los hechos, siendo momentos más tarde trasladado a la Comandancia Municipal de donde seria turnado al Ministerio Público.

Familiares de la jovencita llegaron al sitio y descontrolados no daban crédito a la tragedia, sin embargo, debido que las autoridades delimitaron el área no pudieron acercarse a donde yacía Dulce.

De la tragedia se dio parte a los oficiales de la Agencia de Investigación Criminal, quienes dieron fe del deceso de la menor mientras que personal de Servicios Periciales de la Fiscalía General de Justicia fijaban la escena y recababan evidencias.