Para muchos, la infidelidad es un problema psicológico que refleja la falta de compromiso, inseguridad y respeto por la pareja.

“Fue el amor de mi vida, inicié una relación con un hombre casado, en aquel tiempo también estaba casada, sabía bien que no era correcto, pero sus detalles me conquistaron, me sentí deseada, amada, admirada, cosa que hace años no sentía con mi esposo”, sonríe Paloma.

“Es lo mejor que me ha pasado, aunque sabemos que no es correcta nuestra relación, llegamos a amarnos, tenemos varios años, no celebramos el Día de San Valentín ni el 13 de febrero, más bien lo hacemos casi a diario”, explica la entrevistada que pidió el anonimato.

Por su parte, Franco, un hombre que tiene no una sino varias relaciones extramaritales explica: “Ella como yo estamos casados, es guapísima y la quiero, tenemos cada uno nuestra familia, pero cuando salimos de nuestros hogares y nos refugiamos en nuestro nido, solo Dios sabrá cuánto tiempo estaremos juntos, pero mientras tanto trato de complacerla”.

Son más infieles las mujeres que los hombres, señalan los psicólogos, esto luego de que estadísticas arrojan que dos mujeres por cada un hombre tienen una aventura, esto pudiera deberse a que las parejas se sienten insatisfechas dentro del matrimonio y su pareja no cubre las necesidades, expectativas u objetivos.

“Estamos viviendo una etapa donde el hombre y mujer estamos a la par, ahorita el índice más alto está en la mujer pues no era común, ¿el porqué se da? Porque no se cubren sus necesidades básicas, como la atención, comunicación, el amor relativo, pero si se buscan ciertas amalgamas, muchas veces es la relación el coito, pero sí se están dando en un índice muy alto”, mencionó.

Un elevado índice señala que las relaciones extramaritales ocurren en parejas jóvenes, quienes contraen matrimonio desde los 18 años, mismos que no recorren un camino de cinco años, lo mismo ocurre con parejas de adultos mayores, personas que después de recibir su pensión, dejan a su pareja.

Es muy común ver en redes sociales que la pareja denuncie a la amante de su esposo(a), sin embrago, ya existe una ley y está penado, pues están violando la privacidad de las personas.

Finalmente, es importante que exista comunicación en la pareja, que se hablen de las necesidades del uno y del otro y se lleven a complementar en una totalidad y no perder en cuenta que la familia es la base de la sociedad.