“Aunque en el 2015 hubo una mejoría en los ingresos de venta de acero por una leve recuperación de los precios internacionales, esto no ocurrió en el caso de los minerales cuyos precios bajaron, impactando la utilidad de Minera del Norte”, aclaró Francisco Orduña Mangiola, vocero de AHMSA.
Explicó que ante esta situación, en el caso de AHMSA, la presidencia del Consejo determinó no descontar el adelanto de utilidades otorgado el año pasado y que se pague a cada trabajador la cantidad de 10 mil pesos.

“En cuanto a Minera del Norte, de acuerdo a los resultados fiscales correspondería a cada trabajador una participación de utilidades de 4 mil 500 pesos y se determinó igualmente no descontar los adeudos anteriores y llevar la entrega a 10 mil pesos, considerando la diferencia como un adelanto de utilidades futuras”, precisó.
Indicó que la empresa considera que ha existido una mala interpretación de la voluntad de sostener para sus trabajadores un ingreso extra en estas fechas y se ha distorsionado el derecho a la participación de utilidades, que se encuentra claramente establecido en la Ley Federal del Trabajo, que depende de los resultados financieros que se obtengan y eso no depende de la voluntad de las empresas.
Aseguró que los movimientos que han surgido en algunas minas no tienen ninguna base legal, representan lo que popularmente se denominan “paros locos” y al calor de ellos se genera una variedad de demandas sin sustento e imposibles de satisfacer.
“Estas manifestaciones que están siendo politizadas y utilizadas por detractores sindicales o por intereses ajenos al calor de las campañas electorales, tendrán para Minera del Norte un impacto económico importante, que se reflejará precisamente en menores utilidades a repartir en el próximo año”.
Agregó que se ha afectado el normal aprovisionamiento de fierro y carbón para las plantas siderúrgicas de AHMSA en Monclova. Sin embargo, dado el reciente paro de mantenimiento mayor en las principales unidades, Altos Hornos acumuló inventarios de minerales que le permiten mantener normalmente la producción y el abasto de acero a sus clientes.
“En esos términos, AHMSA y Minera del Norte se mantienen como siempre, abiertas a un diálogo ordenado y racional con sus trabajadores pero no cederán a presiones ni pagarán los días no trabajados”.