El amanecer en Monclova fue algo fuera de lo normal

El amanecer en Monclova fue algo fuera de lo normal; la nevada que se presenció en el frente frío número 14 llenó de alegría y emoción a personas de todas las edades que salieron a formar parte de este fenómeno natural.

Se tomaron fotografías, jugaron, hicieron monos de nieve, guerras, angelitos, emocionados por este blanco amanecer.

El parque Xochipilli, la plaza principal, el Museo Coahuila Texas, el Monumento a Francisco I. Madero, el monumento al Ave Fénix de Altos Hornos de México y las principales avenidas se convirtieron en estudios fotográficos, a donde la población acudió para hacer sus mejores tomas.

“Vale la pena la enfermada”, eran los comentarios de madres de familia que veían la sonrisa de sus hijos a todo su esplendor, al jugar en un ambiente que es poco usual en la región Centro del estado de Coahuila.

“Hace treinta y tantos años que no vivía yo esto, ahora no podemos dejar pasar esto tan bonito, mis hijos están felices y yo también por ellos” comentó Keila Jordán, quien se vio acompañado por sus hijos Salvador y Jordán Vigil.

Los monclovenses daban gracias a Dios por el espectáculo tan maravilloso que se registró, pues aseguran que es una obra del creador, quien este año decidió hacer algo inusual en la temporada navideña.

“Es algo que pasará a la historia porque hay que esperar otros tantos años para que vuelva a pasar así es que hay que aprovechar, vivir esto que es tan bonito y que casi no vemos en la ciudad, hay que agradecer a Dios por estos momentos” mencionó Emma Cortés, de la colonia 18 de Marzo.

Las redes sociales se vieron saturadas de los paisajes cubiertos de nieve, todos parecían ser un panorama que asociaban a países extranjeros donde es común la caída de nieve.

Aún y cuando faltan días para que se llegue la Navidad, la población simulaba esta fecha tan importante en donde todo se viste de paz, amor, alegría y felicidad