Borrachazo en el Pape

El oficial de peritaje se negó a intervenir a pesar que el responsable se encontraba tomado, alegando que tenía mucho trabajo.

PUBLICIDAD

Un conductor que manejaba en estado de ebriedad perdió el control de su unidad y chocó contra dos vehículos que estaban estacionados en la colonia Guadalupe, para después intentar escapar brincando el camellón del bulevar Harold R. Pape.

Los afectados en el momento del choque se encontraban cenando en un puesto de tacos y al percatarse salieron corriendo pues el cafre pretendía darse a la fuga, pero por fortuna se detuvo a metros del accidente, ya que su vehículo dejó de funcionar.

Como no logró fugarse, el conductor tuvo que recurrir al soborno, el cual le fue aceptado con justo  por el oficial José Martin González Galindo, del Departamento de Control de Accidentes, pues omitió consignarlo por el estado indebido que conducía y los daños que provocó.

Los hechos se registraron cerca de las 04:00 horas de ayer, cuando el cafre de nombre Elías de la Garza Ledezma, de 23 años, circulaba a bordo de un Ford Fusión, color gris, a alta velocidad y bajo los efectos del alcohol, por el bulevar Harold R. Pape con dirección al sur.

Metros antes de llegar a la calle Guadalajara de la colonia Guadalupe perdió el control del vehículo y chocó contra dos vehículos estacionados, un Ford Contur, color blanco, y una camioneta Chevrolet Equinox, color gris, de reciente modelo.

Los dueños de los coches no daban crédito a lo ocurrido, ya que se encontraban cenando tranquilamente, mientras el cafre después de lo sucedido intentó darse  la fuga y brincó el camellón central del bulevar Harold R. Pape, para intentar escapar.

Una vez que su vehículo dejó de funcionar, los afectados y varios taqueros del puesto donde cenaban los afectados salieron corriendo para evitar que siguiera escapando a pie, pero pese a que fue entregado al oficial de Control de Accidentes, este lo dejó libre.

El Policía alegó a los afectados que tenía mucho trabajo y que se retiraría para consignar el choque de una patrulla, por lo que dejó a los afectados a su suerte con el cafre, para que intentaran llegar a un arreglo pero sin su intervención, pese a que se encontraron envases de caguama en al auto del responsable.

Finalmente, fue el ajustador de la camioneta Equinox quien se encargó del peritaje y trató de la manera más amable de llegar a un acuerdo para la reparación del daño de su cliente, de nombre José Pedro Bernardo, y el otro afectado de nombre, Carlos Alejandro Guerrero Carrizales.