Busca perdón comerciante

Ricardo podría salir libre bajo fianza al llegar a un arreglo con los familiares de Luis Ángel, quien contaba con 22 años.

El comerciante nigropitense se dirigía a la colonia Praderas del Sur, cuando Luis Ángel se le atravesó al paso.
PUBLICIDAD

Detenido y a disposición del Ministerio Público bajo el cargo de homicidio culposo, se encuentra Ricardo Daniel González Andrés, el comerciante nigropitense que atropelló a Luis Ángel Agüero Barrientos, sobre la carretera federal número 57 la noche del martes, mismo que falleció en la clínica 7 del Seguro Social.

Ricardo Daniel enfrenta cargos por homicidio culposo.

Se dio a conocer que el joven de 31 años de edad, quien tiene su domicilio en la calle Candelón, número 2023, de la colonia Valle de las Flores, en Piedras Negras, provenía de su hogar en compañía de su familia, con destino a la colonia Praderas del Sur, cuando, según el comerciante, quien se dedica a la ropa de segunda mano, Luis Ángel se le atravesó al paso de manera imprudente.

El hoy occiso, quien contaba con 22 años, murió víctima de las serias lesiones con las que resultó en la cabeza al ser embestido por la camioneta Chevrolet Equinox, de color arena, que conducía Ricardo por la carretera federal número 57.
El fatal accidente ocurrió cerca de las 20:15 horas del martes, escasos metros del entronque con la avenida Constitución, cuando Luis Ángel regresaba a su casa al haber salido de trabajar en un rancho.

Aunque socorristas de Cruz Roja Mexicana y del Grupo de Urgencias Básicas de Coahuila unieron sus fuerzas, haciendo todo lo humanamente posible por salvarle la vida a Luis, y se abrieron paso a la clínica 7 del IMSS, donde finalmente, cayó en paro.

También lee: Muere presidente de CANACINTRA Monclova

Oficiales de la Guardia Nacional de la división caminos se hicieron cargo del accidente y aseguraron a Ricardo Daniel, mismo que fue turnado ante el Ministerio Publico bajo el cargo de homicidio culposo, por lo que familiares buscan acercamiento con los dolientes para conseguir el pago de una fianza a fin de que recupere su libertad.