Se presentaron con el médico Salvador Álvarez para ver fotografías de las personas que se
dedican a este oficio

Los integrantes de la Caravana Internacional en la Búsqueda de Personas Desaparecidas con Vida sostuvieron una reunión con el departamento de Salud para verificar que las personas que estén ejerciendo la prostitución no sea alguno de sus familiares que estén siendo víctimas de trata de personas.
A las tres de la tarde de ayer, familiares de personas desaparecidas arribaron a la dirección de Seguridad Pública, donde el médico del módulo de atención a sexoservidoras, Salvador Álvarez les presentaría un informe con fotografía de las personas que se dedican a este oficio.
La finalidad de presentarles este informe es que vean las características físicas de cada una de las personas que acuden semanalmente a sus revisiones, buscando que no sea alguna de las personas que están reportadas como desaparecidas.
Durante la reunión, el médico responsable del módulo mostró la fotografía de las personas que trabajan o trabajaron en el sexoservicio, su documentación oficial, así como sus datos para poder identificarlas.
En la presentación, los familiares vieron atentos cada una de las fotografías con la esperanza de encontrar a sus esposos, hijos, sobrinos o nietos que tienen meses que se fueron de su lado y no pierden la esperanza de volver a verlos.
En la caravana participan más de 45 personas, quienes tienen uno o hasta cuatro familiares desaparecidos, es por ello que se han sumado a este proyecto para tratar de encontrar algún rastro que permita dar con su paradero.
Los 45 participantes provienen de 26 ciudades diferentes de 12 estados de la república, incluso se cuenta con la colaboración de activistas internacionales, entre ellos un periodista de Uruguay y una más de Francia.
En la reunión también estuvieron presentes las agentes del Ministerio Público de Personas No Localizadas, Susana Maldonado y Elizabeth Quiroz, quienes tomaron nota de las coincidencias de las sexoservidoras con los familiares de los desaparecidos.
“La idea de esta reunión es verificar que alguna de nuestras hijas, sobre todo aquellos que tenemos hijas desaparecidas no estén siendo obligadas a prostituirse, pero tenemos que ser muy cautelosos en este tema”, recalcó uno de los familiares.
Afortunadamente, la esperanza se mantiene viva pues durante su estancia en Saltillo encontraron 12 posibles positivos en el módulo de Salud y dos posibles positivos en el penal varonil y femenil, lo que representó una gran noticia para ellos.