Buscan hondureños sueño americano

El joven matrimonio y sus bebés llevan más de 2 meses viajando a bordo del tren

Castaños, Coah.- “Mi sueño es llegar a los Estados Unidos, poder trabajar y tener una casita donde podamos vivir de manera decente mi hija y mi esposo” manifestó Milagros Mejía, hondureña que atraviesa la ciudad de México, en busca del sueño americano.
Es el caso de un matrimonio joven de migrantes centroamericanos Milagros y Jordi Hernández, quienes manifestaron para Periódico LA VOZ, salir “huyendo” de sus tierras, por el grado elevado de inseguridad que se vive en Honduras.
Desde el pasado jueves por la tarde la pareja de migrantes arribaron a la ciudad de Castaños, pidiendo ayuda para sobrevivir estos días y reiniciar su viaje con rumbo a los Estados Unidos.
Manifiestan que la principal problemática por la que pasan en los diversos estados por los que llegan, es el abuso de autoridades de Seguridad Pública, quienes los ofenden y los corren de los lugares donde ellos se detienen a vender y solicitar algún apoyo, algunos otros piden dinero a cambio de dejarlos permanecer.
“Ahorita vino Seguridad Pública y nos piden que nos retiremos de aquí, que porque asustamos a la gente, o porque la ciudadanía no nos quiere, pero nosotros no vemos que la gente nos desprecie, al contrario sí nos apoyan y nos compran lo que vendemos y nos ayudan” platica Jordi.
Durante el trayecto por los diversos municipios, han logrado cortar las hojas de las palmas, con ello elaboran unas flores, mismas que ofrecen al automovilista por unas cuantas monedas.
Este día estarán partiendo a la ciudad de Torreón, subirán al tren con destino a ciudad Juárez, finalmente esperan en tres días más cumplir el sueño americano y pisar tierras de Estados Unidos.
Un joven de 26 años de edad, una madre de familia de 24 años y una menor de 1 año y medio, han salido de Honduras, con rumbo a los Estados Unidos, en busca de una mejor calidad de vida, con los peligros que existen en las ciudades se han aferrado en llegar a su destino, con la esperanza de que todo saldrá bien.