Buscan la salvación para Henry

El pequeño sufre cáncer; médicos le dan 50% de probabilidades de vida

Henry es un niño muy inteligente y travieso.
PUBLICIDAD

Tener un hijo sordomudo con un 50% de probabilidad de vida a causa de un tumor en la cabeza, ha sido lo más difícil que le ha tocado vivir, más en esta contingencia sanitaria que la dejó imposibilitada para trabajar, a diario vive con la preocupación por conseguir más de 7 mil pesos y comprar el medicamento que necesita para que su hijo continúe las quimioterapias.
Es la historia de Irene Reyna, una madre soltera de dos pequeños, el mayor Henry Jesús Carrillo Reyna de 12 años de edad que se encuentra en un estado de salud complicado y su hija Ana de 10 años que se ha convertido en un gran soporte.

“Quiero que se cure mi hermanito”, comentó Ana.

El tumor en la cabeza se generó por el tratamiento que el menor seguía por ser sordomudo, su madre siempre se ha encargado de hacer la lucha, buscando obtener el dinero necesario para continuar con su tratamiento en Monterrey y sus medicamentos.
Pero en los últimos meses, la situación dio un giro inesperado, le cambiaron el medicamento, ahora es necesario comprar Dexrazoxano una solución inyectable de 500 mg necesaria para que Henry tome las quimioterapias, cuesta 7 mil 448 pesos.

¿Ahora qué hago? se ha preguntado muchas veces, pero siempre encuentra la manera de sacar adelante a sus hijos.

Es complicado adquirirlo, con mucha pena pidió ayuda a la gente pues la vida de su hijo está en riesgo, no está trabajando debido a la contingencia, pero antes trabajó en una tortillería, después de ahí se iba a limpiar una casa, cose ajeno en su hogar, además hacía loterías y la gente le apoyaba mucho, todo para completar el medicamento y las vueltas a Monterrey.

“Es muy duro para mí, yo no quería pedir, pero necesito que me ayuden porque ya no puedo hacer lo de antes, no puedo hacer lotería por la contingencia, a veces me pongo a coser pero no gano mucho”, comentó una madre desesperada. La gente puede ayudarle principalmente con el medicamento, no pide que se lo regalen porque sabe que está muy caro y no todos lo tienen para donar, pero tal vez lo pueda comprar a un costo más bajo.
También pueden apoyarla económicamente haciendo deposito en su tarjeta 5359 4301 2086 2235 del banco Afirme, los interesados pueden comunicarse al número 866 234 50 77.

Tiene que ir seguido a continuar con su tratamiento de quimioterapias a Monterrey.

Irene Reyna mencionó que desde que supo que su hijo venía a este mundo le cambió la vida, vino en el momento menos esperado, pero se convirtió en su razón, su motor, su todo.
Henry es un niño muy inteligente, travieso, le gusta mucho andar con los animales y vestirse vaquero, además va a una escuela especial, pero hay ocasiones que cuando le dan los dolores muy intensos en la cabeza no quiere nada más que colocarse hielo y calmar un poco su dolor.

Al principio fue difícil comunicarse con él, cuando tenía un año 7 meses le detectaron que era sordomudo, pero Irene se convenció de que Dios le envió un niño que no es especial solo por su discapacidad sino por el mismo.

“Un grito de desesperación, de risa, de felicidad, lo he sabido distinguir, sé la felicidad que le causa cuando anda en la yegua, en la bicicleta, con las chivas, aprovecho los días en que él está bien porque hay días que no se levanta de la cama, que no quiere salir y ahí aunque me haga fuerte no sé ni que, dicen que Dios no da pruebas difíciles cuando no puedes, hay veces que digo hasta aquí, pero luego pienso en seguir”, comentó.
Lo más difícil es cuando llega el recibo de la luz y al mismo tiempo tiene cita a Monterrey o tiene que comprar el medicamento, más cuando no hay para un refresco y a veces ni que comer.

Buscan la salvación para Henry

El pequeño sufre cáncer; médicos le dan 50% de probabilidades de vida. Lee la nota completa aquí–> https://wp.me/p83V46-3wEf

Publicada por La Voz de Monclova y Sabinas en Jueves, 6 de agosto de 2020

 

¿Ahora qué hago? se ha preguntado muchas veces, pero siempre encuentra la manera de sacar adelante a sus hijos, su hija Ana lo cuida mucho, cuando su madre tiene que salir a trabajar, se van a casa de una tía, aunque le ha llegado a reprochar que quiere más a su hermano, pero luego entiende la situación.
Invitó a la gente interesada en apoyarla a conocer a Henry para que den cuenta que es un niño especial, cariñoso y juguetón.