Cadena perpetua por dejar a su hijo morir infestado de gusanos

El médico encargado del caso dijo que la autopsia reveló que el bebé de cuatro meses falleció por desnutrición, deshidratación y una infección generada por no cambiarle los pañales

El progenitor admitió consumir metanfetaminas.

Recientemente se dio a conocer que un tribunal de Iowa (Estados Unidos) condenó a cadena perpetua sin opción de libertad condicional aZachary Paul Koehn, un hombre de 29 años, por asesinar a su hijo de 4 meses.

TE PUEDE INTERESAR… Le da cruel castigo a su hija que se burlaba de otros niños

La madre, Cheyanne Harris, de 21 años, será juzgada por el mismo delito en enero del 2019.

Fotografía: AP 

La pareja tiene otra niña de dos años que ha sido llevada a un hogar provicional.

De acuerdo con información de Daily Mail, el 30 de agosto del 2017, el hombre llamó a los servicios de emergencia porque su bebé no reaccionaba.

TE PUEDE INTERESAR…Niña es bañada con agua hirviendo “por no hacer caso”

Cuando los paramédicos llegaron a la escena, encontraron en una habitación a oscuras al pequeño muerto con gusanos en el cuerpo.

Sobre las nueve mi novia fue a checar al niño, y luego como a las 11 u 11:30 fue a revisar otra vez y el bebé se había ido”, explica Koehn en una grabación que facilitaron los servicios de emergencias para el juicio.

El médico forense, Dennis Klein, encargado del caso, aseguró que la autopsia reveló que el menor falleció por desnutrición, deshidratación y una infección por E. coli causada por las heces fecales que había en el pañal que, tras semanas sin cambiárselo, produjo la aparición de gusanos.

Es probable que Sterling, en sus últimos días, estuviese en estado letárgico y no respondiese a estímulos, no interactuarse con los demás, y probablemente perdió su llanto”, explicó el doctor Klein.

Esto contradice la versión del progenitor que afirma que el pequeño se encontraba ‘muy despierto’ un día antes de su fallecimiento y creía que había perdido la vida por muerte súbita infantil.

Según dijo ante el jurado Sheila Schroeder, trabajadora social, el padre del bebé admitió consumir metanfetaminas. Tras comprobar los expedientes médicos del pequeño, la profesional descubrió que nació con rastros de droga en su cordón umbilical.