Su madre quien lloraba desconsolada acariciaba el rostro del pequeño, “te voy a extrañar, mi pequeño” sollozaba

En una escena desgarradora, una madre de familia llora por la muerte de su hijo. No tuvo dinero para pagar su tratamiento médico y ni siquiera tiene para el cajón donde lo va a enterrar.

Tenía 11 meses de edad y murió por insuficiencia respiratoria; más bien lo mató el frío y la pobreza.

Se llamaba Irving, vivía en la calle Juan del Monte, en la humilde casa marcada con el 730 de la colonia Ampliación Hipódromo.

“Madre mía, recíbelo, ya descansa en paz”, expresaba la madre aferrada al humilde cajón blanco que sacaron fiado en la funeraria.

El 12 de diciembre será imborrable para Indira Aguirre Aguilar y su esposo Juan Isidro Guerrero. En su dolor hacen un espacio para decir que no tuvieron para darle la atención médica adecuada, menos para las medicinas.

Su casa es apenas un cuarto de cuatro metros, en un rincón su hermano aprecia el ataúd donde se encuentra Irving como sumido en un profundo sueño.

Aquí no hay flores, son muy caras y la gente prefiere comer. Solo un envase de refresco y seis rosas cortadas de un rosal de la vecina y unos globos.

La familia Guerrero Aguirre está conformada por el señor Juan Isidro Guerrero González de 25 años de edad, Indira Aguirre Aguilar de 23 años de edad, sus hijos; Evelin de 7 años de edad, Juan Ángel de 5 años; Keila de tres, Alejandro de 1 año y medio e Irvin Santiago de 11 meses de edad, quien falleció el pasado lunes.

La familia vive en la pobreza que parece invisible en Monclova, esa que en nuestras fechas pasa desapercibida en la alegría y los excesos de las fiestas y los regalos.

No tienen casa propia, han vivido desde hace más de siete años pagando renta, actualmente viven en este cuartito que les prestó uno de sus cuñados.

Irving Santiago de 11 meses de edad murió la tarde del lunes por complicaciones respiratorias a consecuencia de bronquios, algo común en los niños, pero cien por ciento curable con atención oportuna.

DEBEN mil 400 PESOS A LA FUNERARIA.

La familia Guerrero Aguirre donde el sostén del hogar es el padre, actualmente no cuenta con un empleo estable, pues es plomero y difícilmente encuentra trabajo, tras la desgracia de perder a uno de sus hijos, vecinos se organizaron y lograron pagar el 50% del costo del féretro.

Restan mil 400 pesos más, que habrán de cubrirse el próximo lunes 18 de diciembre, por lo que habitantes de esta comunidad piden el apoyo de gente de buena voluntad que desee apoyar a esta familia.

La tarde de ayer una veintena de personas entre familiares y vecinos despidieron al pequeño Irving, hubo necesidad de solicitar un camión del transporte colectivo para que llevara a la familia, ahí viajaron los padres y hermanos de Irving, quienes cuestionaban a su madre “¿Qué paso mamá, qué le paso a nuestro hermano? No aguantó más, se fue al cielo”, les explicaba.

Fue en el panteón Sagrado Corazón de la colonia Estancias de Santa Ana, donde el pequeño Irving fue sepultado.

Su madre quien lloraba desconsolada acariciaba el rostro del pequeño, “te voy a extrañar, mi pequeño” sollozaba.

El cuadro más triste de los hijos más pequeños quienes miraban atónitos, fue el de sus padres llorar abrazados, mientras su hermano era sepultado.

SI USTED QUIERE AYUDAR….

La familia Guerrero Aguirre, habita en la calle Juan del Monte número 730 entre la calle 15 y 11 de la colonia Ampliación Hipódromo, el número de teléfono a donde pueden comunicarse es 866 214 49 52.

Enfermó de frío.

En entrevista para La Voz, la madre del pequeño Irving; Indira Aguirre relató que ante las bajas temperaturas, el pequeño enfermó, al llevarlo a consultar el doctor le recetó medicamento que debía seguir al pie de la letra.

Las nevadas del jueves, bajaron las temperaturas bajo cero, por lo que el pequeño volvió a recaer.

“Le conseguimos un nebulizador y le compramos el medicamento, si tuvo mejoría, de hecho el lunes balbuceaba con mi esposo y en lo que yo preparaba la comida y le avisé a mi esposo que fuera a comer, y cuando regreso él bebé ya no respiraba” mencionó llorando.

¿Qué paso mamá, Qué le pasó a nuestro hermano? No aguantó más, se fue al cielo”

Te voy a extrañar, mi pequeño”