Cambios bruscos de temperatura pueden provocar parálisis facial

Especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Saltillo, Coahuila, recomendaron a la población extremar cuidados para evitar la parálisis facial

Foto: Pixabay
PUBLICIDAD

Ante los cambios bruscos de temperatura que se han registrado en algunas regiones de Coahuila, especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Saltillo, recomendaron a la población extremar cuidados para evitar la parálisis facial.

TE PUEDE INTERESAR… Mexicanos consideran los tacos como la cena ideal

Dicho padecimiento es considerado una emergencia médica y debe tratarse de inmediato para evitar asimetrías en el rostro y afectación en otros órganos como la vista, en donde pueden ocurrir ulceraciones o daño ocular.

Entre más pronto se atienda y revierta, más posibilidades habrá de una recuperación total.

El especialista en rehabilitación del IMSS, Saúl Segovia López, adscrito a la Unidad Médica de Atención Ambulatoria (UMAA) número 89, exhortó a atender las infecciones virales, padecimientos de los oídos y evitar cambios bruscos de temperatura, afecciones que estimulan este mal y en general a extremar cuidado sobre todo en quienes padecen enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión y lupus.

Explica que los cambios súbitos de temperatura afectan las pequeñas arterias del nervio facial, que al pasar de un sitio cálido a uno frío o viceversa, se cierran y ocasionan la pérdida o deterioro de su función.

Este problema de salud se percibe en un inicio para masticar y articular palabras, seguido de escurrimiento de líquidos por la boca; el avance es paulatino, de tres a cinco días, hasta llegar a la parálisis de la mitad de la cara.

TE PUEDE INTERESAR… ¿Cuántas tazas de café tomar para evitar infartos? Te decimos

En este trance se presenta además sensación de hormigueo, adormecimiento y malestar a la mitad de la cara.

Segovia López destaca que el 35 por ciento de los casos son leves y sanan de una a tres semanas, con tratamiento especializado y el programa de terapia física; los moderados llevan de uno a tres meses y los delicados hasta cuatro meses.

En el área de rehabilitación del Seguro Social se otorga el servicio completo desde analizar cada uno de los músculos de la cara hasta integrar al paciente al programa de terapia física.