Cambios de última hora: el América lo echa

PUBLICIDAD

CIUDAD DE MÉXICO.

A partir de ayer, Ricardo Peláez terminó su ciclo como presidente deportivo del América. Así lo dio a conocer Yon de Luisa, vicepresidente deportivo de Grupo Televisa, en una conferencia de prensa organizada de último momento. Peláez ha querido guardarse los motivos y quedarse sólo con todo lo bueno: los cuatro títulos, las dos participaciones en el Mundial de Clubes y las diez liguillas consecutivas.

Me quedo con eso, con lo que viví en estos cinco años con el equipo”, menciona. Su salida lo aleja del último objetivo que le quedaba pendiente: cerrar el torneo siendo campeón, con el quinto entrenador de su etapa como dirigente.

Se lo merecen. Jugadores y cuerpo técnico han trabajado muy duro para hacerlo. Me tocará apoyarlos desde afuera. Mi total agradecimiento es para ellos y la directiva”.

A lo largo de su gestión, Peláez acudió a la mayor parte de los entrenamientos en las instalaciones de Coapa. Ayer, ya no le fue posible. “Ya no pude despedirme, pero me entregué en cuerpo y alma”, señaló.

En compañía de José Romano, elegido como único responsable a nivel directivo tras su labor en el área operativa, De Luisa notificó su adiós en un breve mensaje.

Fueron cinco años de títulos, finales, superlideratos, campeones de goleo y viajes a Japón. Una cosecha que, sin embargo, no alcanzó para que su estancia se extendiera algunas semanas, mientras se juega el final del torneo.

Algunas diferencias en la toma de decisiones, que fueron generando desgaste, anticiparon el último eslabón de su etapa por parte de los dueños del club.

Lo normal en un equipo es que, cuando las cosas no van bien o no funcionan, te corran. Pero uno tiene derecho a renunciar o hacerse a un lado cuando uno quiere. A lo mejor no les gustó que anunciara mi salida, pero es por presión y estrés”, señaló en el programa Adrenalina.

Entre los pendientes a resolver en el corto plazo queda la renovación del técnico argentino Ricardo La Volpe y otros jugadores, como el ecuatoriano Michael Arroyo y el paraguayo Miguel Samudio.

Peláez, entretanto, busca descanso, frenar el tren de actividades, viajes y compromisos, para pasar más tiempo con su familia. Dice que para el día de la final, a finales de mayo, se le podrá ver en el Estadio Azteca apoyando a sus jugadores. Después estará abierto a nuevos retos profesionales.

En tiempos de cambio, los nombres de Santiago Baños, actual director de Selecciones Nacionales, y de Pável Pardo saltaron a la vista como posibles reemplazos. No obstante, en su cuenta oficial de Twitter, Pardo aclaró que no ha tenido contacto con nadie del equipo ni es momento de tomar el cargo.

Por el momento, descarto esa posibilidad. Me encantaría en un futuro; por ahora, no”, sostuvo.

Tras casi 11 temporadas disputadas, los números han acompañado la gestión de Peláez como presidente deportivo del América, sumando 10 liguillas consecutivas, 110 partidos ganados por 60 empates y 59 derrotas. Además, el equipo logró una cosecha de 360 goles en el torneo local, a cambio de 252 en contra. En cuestión de efectividad, el porcentaje se mantuvo en 57%.

Bajo este contexto, las Águilas se juegan su calificación frente al Atlas en el Estadio Azteca.

excelsior