Falta solo pulir algunos detalles para que el mexicano Saúl Álvarez y el kazajo Gennady Golovkin se vuelvan a enfrentar dentro de cuatro meses y así romper el empate que tuvieron en su primer pleito de septiembre pasado.

¿Qué falta para que la hagan oficial?, pues que en los próximos días ambas partes firmen contratos, pues falta definir por ejemplo la sede, y sellar otros aspectos como los porcentajes de ganancia que se embolsarán cada uno de los púgiles, o que hasta no habría cláusula de revancha, con lo que una tercer pelea quedaría descartada.