«Capo» es un héroe canino que ya no buscará criminales porque llegó la hora del retiro

Facebook Gobierno de Ecatepec
PUBLICIDAD

Durante seis años de servicio, «Capo», un perro policía del municipio de Ecatepec de Morelos, en el Estado de México, detectó kilos de estupefacientes ocultos en escuelas y en vehículos de transporte público. Y ahora, llegó su momento de retirarse con todos los honores.

El gobierno del municipio publicó a través de Facebook un video en el que anunció la jubilación de «Capo». A sus 11 años, este pastor belga se cansa en los operativos y le cuesta trabajo completar sus recorridos, por lo que sus entrenadores decidieron poner fin a su loable carrera y buscarle un hogar en el que le cuiden y consientan durante los años que le quedan de vida.

Junto a su compañero, “Capo” visitaba escuelas y registraba sus instalaciones en busca de narcóticos, objetos punzantes y armas (Foto: Facebook Gobierno de Ecatepec)

Junto a su compañero, “Capo” visitaba escuelas y registraba sus instalaciones en busca de narcóticos, objetos punzantes y armas (Foto: Facebook Gobierno de Ecatepec)

«Él es ‘Capo’, importante elemento de un binomio canino que dedicó parte de su vida a cuidarnos, dejando huella en nuestros corazones. Hoy se quita la placa de policía. Ya no perseguirá criminales, sino huesitos y pelotas. ¡Gracias por tu entrega y amor a Ecatepec!» escribió la institución en su publicación de Facebook.

Este intrépido K9 -término que designa a los oficiales caninos- recorrió junto a su compañero policía más de 2,000 escuelas. En cada expedición se encargaba de olfatear las mochilas de los alumnos en busca de sustancias tóxicas o armamentos.

“Capo” se retira a sus casi 11 años, a diferencia de otros oficiales caninos que suelen jubilarse a los ocho (Foto: Gobierno de Ecatepec de Morelos)

“Capo” se retira a sus casi 11 años, a diferencia de otros oficiales caninos que suelen jubilarse a los ocho (Foto: Gobierno de Ecatepec de Morelos)

Su agudeza ayudó a estudiantes que acudían a la escuela con armas, objetos punzantes o enervantes, y que pudieron ser asesorados y rehabilitados por expertos.

Aunque muchos K9 se retiran a los 8 años, los cuidados que recibió «Capo» como oficial de Ecatepec le permitieron trabajar dos años más de lo habitual, pues está a punto de cumplir 11 años.

Sobre «Capo» dijo que es un perro muy sociable al que le encantan los niños y las caricias. Confesó que a los agentes les costará despedirse porque se ganó el corazón de cada uno de ellos.