CIUDAD DE MÉXICO.

Ante un lleno en la Arena Puebla y con el apoyo del público, Carístico sufrió para imponerse a Místico, en un duelo que fue dominado por el de Tala, Jalisco.

Desde el inicio del combate, Místico demostró agresividad y no permitió que el “tepiteño” pudiera realizar sus acostumbrados lances espectaculares.

Carístico subió al cuadrilátero desconcertado, los castigos lo recibía uno tras otro, su contrincante le aplicó la Mística para llevarse la primera caída, el público alentaba a Caristico y abucheaba a Místico, pese a ganar la primera caída.

La segunda fue por el mismo tenor. El tapatío dándole con todo al expríncipe de plata y oro. Místico dominaba a placer las acciones, estaba engolosinado, le rompió y quitó la máscara a su contrincante, el referí en un principio no se dio cuenta, pasaron algunos segundos para que reaccionará, se dio por fin cuenta de lo que había pasado y descalificó al de Tala para que la lucha de empatara a una caída por bando. Los aficionados coreaban el nombre de Caristico y gritaban una y otra vez Místico “pirata, pirata pirata”, llegó un momento en que el tapatío se molestó y por más que levantaba los brazos pidiendo el apoyo del respetable, este lo abucheaba y aclamaba a el de “Tepito”.

La tercera caída anunciaba un descalabro para Carístico, sin embargo, ambos gladiadores se enfrascaron en un duelo de poder a poder. Místico de nueva cuenta fue el más agresivo, pero conforme avanzaba la caída Carístico parecía despertar de ese letargo e inicio con sus clásicas llaves.

Místico aplicó una desnucadora, parecía que iba a ser todo, pero Caristico se botó para continuar en la refriega. Después fue el quien tomó la iniciativa y se lanzó en dos ocasiones consecutivas con sendos topes, en forma suicida pasando entre la primera y segunda cuerda para impactar al tapatío.

Las emociones continuaban arriba del cuadrilátero, ambos demostraron tener una excelente condición física y aplicaban llaves y contrallaves, el público rugía ante las emociones y lo cardiaca que resultó está tercera caída.

El desenlace iba a llegar cuando Caristico le aplicó la Mística al Místico, tijera y palanca al brazo para llevarse este mano a mano.

El tapatío se dolió del brazo por lo que tuvo que intervenir el doctor para revisarlo, Afortunadamente nada de consideración.

El público poblado pedía a gritos una lucha de máscara contra máscara en el próximo aniversario del Consejo Mundial de Lucha Libre.