Caso del “Demonio” deberá ser turnado a Pronnif

Rodolfo González Orozco, consideró que los padres del homicida deberían de perder hasta la custodia debido a su peligrosidad del menor

Tras ser dictaminado culpable en libertad el menor de nombre Javier “N”, luego de haber asesinado a su novia de 11 años Dianita cuando este tenía 13 años de edad, el abogado local, Rodolfo González Orozco dictaminó que es conveniente que el caso sea turnado a la Procuraduría de los Niños, las niñas y la familia en la región.
Lo anterior luego que la libertad se mantiene condicionada, es decir son los padres del infante quienes tienen la decisión de que este sea internado en un centro de rehabilitación pero hasta el momento no se ha manifestado intención por parte de los progenitores.
Por lo que el entrevistado agregó que podría ser la estancia en mención quien en vista a la omisión latente existente por parte de los padres del “Demonio” dar inicio a una investigación donde se pudiera incluso llegar a la perdida de custodia del menor, quien a sus escasos 14 años ya carga consigo un homicidio culposo.
Calificó como evidente que alguien está fallando en sus labores ya que hay que hacer evaluaciones psicológicas, perfiles, corroborar los antecedentes que el menor tiene.
“Probablemente quedó en libertad por que no se encontraron los elementos suficientes o no se hicieron los estudios correspondientes para checar la peligrosidad, sabemos que el nuevo sistema penal es muy protector de la delincuencia, pues permite que tengas muchas garantías, entre ellas, la libertad bajo fianza, brazalete, pero en caso de menores infractores debería actuar distinto”, detalló.
Y es que aunque la ley de menores prevé el internamiento o una sanción de internamiento sin ser voluntario durante la audiencia del Javier “N” se determinó que lo anterior quedaría a disposición de los padres de familia del asesino, sin que hasta el momento hayan optado por el resguardo al interior de algún centro de este tipo.
Por ello, el entrevistado dijo que es necesario que sea la Pronnif quien tome cartas en el asunto, dada la falta de criterio de los padres, ante la omisión evidente que se tiene hacia el menor.